Hidrología en Suprema Corte . 67491 . 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . 8 . 9 . 10 . 11 . 12 . 13 . 14 . 15 . 16 . 17 . . 69518, 519, 520 . 18 . 19 . 20 . 21 . 22 . 23 . 24 . 25 . 26 . 27 . . 70364 . 217 . . 70751 . 28 . 29 . 30 . 31 . 32 . 33 . 34 . 35 . 36 . 37 . 38 . 39 . 40 . 41 . 42 . 43 . 44 . 45 . 46 . 47 . 48 . . 71368 . 50 . 51 . 52 . 53 . 54 . . 71413 . 55 . 56 . 57 . 58 . 59 60 . . 71445 . 55 . 56 . 57 . 58 . 59 . . 71516 . 60 . 61 . 62 . 63 . 64 . 65 . . 71520 . 66 . 67 . 68 . 69 . 70 . 71 . 71521 . 71 . 72 . 73 . 74 . 75 . . 71542 . 76 . 77 . 78 . . 71614 . 79 . 80 . 81 . . 71615 . 82 . 83 . 84 . 85 . 86 . . 71616 . 87 . 88 . 89 . 90 . 91 . . 71617 . 92 . 93 . 94 . 95 . 96 . . 71618 . 97 . 98 . 99 . . 71619 . 100 . 101 . 102 . . 71413 . 103 . 104 . 105 . 106 . 107 . . 71743 . 108 . 109 . 110 . . 71808 . 111 . 112 . 113 . 114 . 115 . . 71848 . 116 . 117 . 118 . 119 . 120 . . 71857 . 121 . 122 . 123 . 124 . 125 . . 71908 . 126 . 127 . 128 . 129 . 130 . 131 . . 71951 . 132 . 133 . 134 . 135 . . 71936 . 136 . 137 . 138 . 139 . 140 . . 72048 . 141 . 142 . 143 . 144 . 145 . . 72049 . 146 . 147 . 148 . 149 . 150 . . 72089 . 151 . 152 . 153 . 154 . 155 . 156 . . 72404 . 157 . 158 . 159 . 160 . . 72405 . 161 . 162 . 163 . 164 . . 72406 . 165 . 166 . 167 . 168 . 169 . . 72512 . 170 . 171 . 172 . 173 . 174 . 175 . 176 . 177 . 178 . 179 . 180 . 181 . 182 . 183 . 184 . 185 . . 72592 . 186 . 187 . 188 . 189 . 190 . . 72832 . 191 . 192 . 193 . 194 . 195 . . 72994 . 196 . 197 . 198 . 199 . 200 . . 73038 . 201 . 202 . 203 . 204 . 205 . . 73114 . 206 . 207 . 208 . 209 . 210 . . 73147 . 211. 212 . 213 . 214 . 215 . . 73406 . 216 . 217 . 218 . 219 , 220 . . 73429 . 221 . 22 . 223 . 224 . 225 . . 73641 . 226 . 227 . 228 . 229 . 230 . . 73717 . . 231 . 232 . 233 . 234 . 235 . . 73748 . 236 . 237 . 238 . 239. 240 . . 74024 . 241 . 242 . 243 . 244 . 245 . . 74719. 246 . 247 . 248 . 249 . 250 . . 45090 CABA . 251 . 252 . 253. 254 . 255 . 256 . 257 . 258 . 259 . 260 . 261 . 262 . 263 . 264 . 265 . 45232 CABA . 266 . 267 . 268 . 269 . 270 . 271 . 272 . 273 . 274 . 275 . 16191 CABA . 271 . 272 . 273 . 274 . 275 . . CCF4817 . 276 . 277 . 278 . 279 . 280 . . CAF21455 . 281 . 282 . 283 . 284 . 285 . . FSM 65812 . 286 . 287 . 288 . 289 . 290 . 291 . 292 . 293 . 294 . 295 . 296 . 297 . 298 . 299 . 300 . 301 . 302 . 303 . 304 . 305 . 306 . 307 . 308 . 309 , 310 . . FSM9066 . 320 . 321 . 322 . 323 . 324 . 325 . 326 . 327 . 328 . 329 . . FSM 38000 . 330 . 331 . 332 . 333 . 334 . 335 . 336 . 337 . 338 . 339 . 340 . . FSM 56398 . 341 . 342 . 343 . 344 . 345 . 346 . 347 . 348 . 349 . . JFCampana . 350 . 351 . 352 . 353 . 354 . 355 . 356 . 357 . 358 . 359 . 360 . CSJN . 361 . 362 . 363 . 364 . 365 . 366 . 367 . 368 . 369 . 370 . 371 . 372 . 373 . 374 . 375 . . 35889 patrimonios rurales 376 . 377 . 378 . 379 . 380 . 381 . 382 . 383 . 384 . 385 . 386 . 387 . 388 . 389 . 390 . . hidrolinea . . código 1 . 2 . . cartadoc fiscalFed . . cartadoc JuzgFed . . Cartadoc Scioli . . Cartadoc Massa . . Cartadoc Macri . . acceso al habitat . . nuevo paradigma 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . . esacasoelagua . . interlocucion 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . . . dragados . . tolosa 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . . Ley 25688 . 1 . 2 . 3 . . discurso . . Ley particular . . decreto1069 . . ocsa . . dominios públicos . 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . 8 . 9 . 10 . . al mejor derecho . . Ariza . . CAF . . index .

RECURSO EXTRAORDINARIO FEDERAL

Corte Suprema de Justicia de la Nación

Excmo. Tribunal

Francisco Javier de AMORRORTU, por mi propio derecho y mis propias obligaciones, constituyendo domicilio legal en la Avd. Juramento 1805, 6º piso “C”, C.A.B.A., conjuntamente con mi letrado patrocinante Ignacio Sancho ARABEHETY, LE 17490702 CPACF T 40 F 47, IVA Responsable Inscripto, constituído domicilio electrónico bajo el Nº: 20 17490702 2, en el Expte. nº 13070/16 “DE AMORRORTU FRANCISCO JAVIER c/GCBA s/ OTRAS DEMANDAS CONTRA LA AUT. ADMINISTRATIVA s/ RECURSO DE INCONSTITUCIONALIDAD CONCEDIDO” obrante en el TSJ de la C.A.B.A. que atendiera la apelación del Exp nº 45090/12: “DE AMORRORTU FRANCISCO JAVIER CONTRA GCBA SOBRE OTRAS DEMANDAS CONTRA LA AUT. ADMINISTRATIVA” en el JCAyT Nº15, a V.E. me presento y con respeto digo:

 

I . Objeto

Interponer recurso extraordinario federal al rechazo por Resolución Definitiva del 3 de Marzo del 2017, aún sin notificar, del recurso de inconstitucionalidad interpuesto ante el Excmo. Tribunal Superior de Justicia de la C.A.B.A..

 

II . Aprecios a la resolución definitiva

En primer lugar: a la Fiscalía Gral Adjunta que opinara debería revocarse la sentencia de fs. 183 y ordenarse que la presente causa continúe tramitando ante la justicia local (fs. 235/237 vta) y por ello agradezco y ahorro comentarios.

En segundo lugar: a la Dra. Inés Mónica Weinberg, Excelencia Ministerial que resultara sorteada para comenzar a entender en esta compleja causa y ante quien no sabría cómo ocultar mi admiración por sus esfuerzos vocacionales y destinales, no precisamente los que depara esta causa.

Pero el estar frente a una mujer que ha obrado en soledad asistencias a situaciones extraordinarias, ya despierta mi confianza en sus relaciones con la inspiración y la creatividad. Privilegio jamás esperado se cruzara en el camino de este desconocido aplicado a mirar por la sufrida dinámica de estas aguas.

En aprecio a su sensibilidad paso a observar el punto 2 de sus considerandos.

Refiriendo al art 6º de la ley 25675 señala: “…; 6 in fine, que prescribe “garantizar la dinámica de los sistemas ecológicos, su capacidad de carga en general y asegurar la preservación ambiental y el desarrollo sustentable “.

Ese art 6º reconoce un parágrafo 2º que apunta orden preciso e irreversible a 4 enunciados: …(1º) garantizar la dinámica de los sistemas ecológicos, (2º) mantener su capacidad de carga (3º) y, en general, asegurar la preservación ambiental (4º) y el desarrollo sustentable”.

La expresión “en general” que V.E. carga al 2º de los enunciados, corresponde al tercero de ellos. La diferencia es algo más que sustancial. Y basta ignorar este detalle para que todo el rigor de este orden se caiga a pedazos y comience la carreta a aparecer adelante del buey, como ya veremos sucede una y otra vez en esta “resolución definitiva”.

No es demasiado complicado entender que el orden de estos factores altera soberanamente el producto. Sin embargo, éste es el meollo por el que toda esta historia del Riachuelo lleva 241 años sin comprensión, sumando desconciertos.

El orden de los 4 enunciados de este par 2º del art 6º es revelador de una inesperada novedad que jamás imaginamos luciría en nuestra legislación; y es la de haber puesto en tercer lugar al antropocentrismo que siempre se reconoció 1º.

Tantos privilegios acaparó el Sr Ambiente en estos 23 años, que por esta novedad hoy me precio de evitar pronunciar la palabra “ambiente”. Solo miro y hablo por el buey solar que mueve las aguas. La carreta ambiental no está, en los 17 millones de caracteres, alimentando 47 demandas de hidrología urbana en SCJPBA, 7 en CSJN y 9 denuncias penales en los juzgados federales de San Isidro y Campana Zárate, presente en términos explícitos en ningún momento.

A tal punto he apreciado el orden preciso y de fortuna incomparable de los 4 enunciados en este par 2º, que sacar del escenario que planteo en ésta y en todas mis demandas, a esta carreta llena de santos y demonios no me costó ningún esfuerzo. Aunque esté siempre recordando que de nada sirve ignorar los padecimientos por los que hoy venimos a descubrir con demoras centenarias a un buey muerto o puesto como adorno atrás de una carreta en los 42 caracteres del inc e), art 5°, de la ley 26168 que sugiere "Imponer regímenes de monitoreo específicos". Sin embargo, nunca los enfocaron. Nuestra tarea ya conoce 13 años de mirar por salidas tributarias estuariales, va por el buey y allí acaba.

Al respecto confieso el pequeño error en mis aprecios de tantos fracasos cuando señalaba en 20.000.000 millones lo aplicado por el ACUMAR al PISA MR. El Dr. Lorenzetti probó que estaba muy equivocado: eran 80.000 millones.

Si miro por el buey y descubro sus padecimientos no habrá jurisprudencias cargadas a adjetivaciones procesales que eviten sustanciar estos elementales procesos de conocimiento. Aún en cosmovisión antropocéntrica, renacentismos y existencialismos, tendrán que hacer lugar para entender cómo mirar al buey solar en las aguas, evitando anteponerle los lamentos de mortal alguno.

Plantear en estos términos estas cuestiones me resulta el regalo más afortunado para mirar la complejidad de los problemas denunciados, que en 241 años, ni en 383 años, jamás consideraron la torpeza fenomenal de modelar en planicies extremas flujos ordinarios con recursos gravitacionales. Sus modelos matemáticos están diseñados para advertir la presencia de errores; pero no para advertir la ausencia de errores. Jamás estos modelos newtonianos advertirán la fábula sobre la que están planteados y la ausencia de soportes termodinámicos.

Caer en la cuenta de estas aberraciones infra primarias permite a V.E. dejar en paz por un tiempo a los pretores hasta que estas cuestiones ventilen nuestras almas. Esta noticia no tiene el valor de una sentencia, sino de una demolición hecha a la luz de imágenes y correspondientes fenomenologías.

En las causas D 179/2010 y D 473/2012 en la Secretaría de Juicios Originarios de la CSJN hube planteado hasta por RECURSO IN EXTREMIS estas demandas de inconstitucionalidad con tal especificidad, que apreciaría saber si en algún lugar del planeta alguien hubiera enfocado con tal rigor y perseverancia estos temas en los últimos 100 años.

Sin valorar esa “imposición de regímenes de monitoreo específicos” que “garanticen el equilibrio de las dinámicas de los sistemas ecológicos”, es inútil que V.E. presten consideración a planes “integrales” de remediación ambiental.

Ver las causas arriba mencionadas: http://www.hidroensc.com.ar/cortemr.html

http://www.hidroensc.com.ar/cortemr2.html

http://www.hidroensc.com.ar/cortemr3.html

http://www.hidroensc.com.ar/cortemr4.html

http://www.hidroensc.com.ar/cortemr6.html

http://www.hidroensc.com.ar/cortemr9.html

UBI NON EST IN ACTIS NON EST IN MUNDIS, decía el pretor romano. en tiempos en que no se pensaba global y actuaba localmente Hoy lo que está en la realidad, es 1º) el ecosistema MUERTO, 2º) el desconocimiento de las dinámicas horizontales que asisten las salidas tributarias urbanas estuariales a las que robaron sus recursos naturales y resulta imprescindible empezar por enfocarlos.

Escudarse en cuestiones adjetivas procesales para seguir cerrando puertas a estas especificidades por entender que la ley 21686 ya se aboca a estas cuestiones “ambientales”, es seguir sin entender la necesidad de extremar diligencia y flexibilizar normas rituales para adentrarse en el orden de estos conocimientos.

El conocimiento nos hace libres.

En estos 7 años de demandas de inconstitucionalidad reiteradas, ninguna prudencia apuntó a la reconstitución de los enlaces termodinámicos  de los moribundos flujos tributarios con los flujos externos de la deriva litoral; que conservando hiper sincronicidad mareal habilita a las aguas tributarias sus naturales enlaces de salida durante las 24 hs del día, al tiempo que enriquece su entropía.

Nunca fueron constituidas y aclaradas en norma alguna, previsiones para tan extrema falta de localización de la materia natural primordial; bien anterior a los ethos y soportes culturales en mil modalidades de contaminada expresión.

Inconstitucionalidad fáctica de inobservancias primarias en la localización del más importante e insustituible recurso natural

La razón fáctica está relacionada en términos concretos: con el recurso natural “cordón litoral de salida tributaria”. con su irremplazable función natural, con su localización natural concreta aunque por sumergida no estuviera a nuestra vista y con las milenarias y probadas acreencias de su devenir natural.

La contaminación no pertenece a estas primarias materias naturales. Y por ello, no es a ella a la que debemos en primer grado atender. Aunque por la visibilidad de deplorables concursos culturales con pleno desconocimiento de este resorte funcional natural, clamen por miserias aparentemente más graves.

Respecto al explicitar que “La deriva litoral reconoce carácter interjurisdiccional” … no sirva ésto de argumento a que estando el problema en todos lados, confundan o quieran olvidar que el origen del problema aquí denunciado está en la jurisdicción de la CABA y allí se remedia este problema. Y por ello, no es para meter en una bolsa común con otros mil problemas que penan en estas riberas estuariales. ¿Cuántas veces será necesario repetir ésto?.

En el punto 3. de sus considerandos V.E. señala que el artículo 7 de la ley 25.675 establece: “La aplicación de esta ley corresponde a los tribunales ordinarios según corresponda por el territorio, la materia, o las personas. En los casos que el acto, omisión o situación generada provoque efectivamente degradación o contaminación en recursos ambientales interjurisdiccionales, la competencia será federal.”.

A ésto hube oportunamente de responder señalando que ya la CSJN ha establecido que la competencia es de quien tenga jurisdicción sobre la remediación del problema enfocado. Ir a pasear por todas las riberas estuariales y verificar que estos ecosistemas están unidos hasta los 5700 mts de profundidad y a 4.000 Kms de distancia de donde señalamos este problema puntual, no sea la solución para escapar a la responsabilidad local del problema enfocado.

En el 4º párrafo del punto 3. de los considerandos de V.E. se trae a colación esta interpretación de la Fiscalía de Cámara que señala: “…por cuanto el daño ambiental invocado se verificaría en territorios que se encuentran ubicados tanto en la CABA como en la Provincia de Buenos Aires… ” (fs. 169 vuelta).

Vuelvo entonces a reiterar aquí, que este actor nunca refirió de daño ambiental alguno, sino de desenlaces termodinámicos entre ecosistemas de salidas estuariales, apuntando a uno de ellos en particular: el que cabe a la salida del Riachuelo en el preciso punto de la ruptura del cordón litoral de salida tributaria. Por ello pido a V.E. por favor que no me incluyan en las interpretaciones o dichos de la Fiscalía de Cámara. Para ello solicito no usar la palabra “ambiente” en ningún caso; de manera de facilitar así, el enfoque preciso de la declaración de responsabilidad y de la constitución de la evicción solicitada. De lo contrario vamos a estar revisando semiologías y semánticas mil años. Por aquí empieza el mutatis mutandi.

En el 5º párrafo de este punto 3. reitero precisamente estos conceptos.

En el punto 4º de los considerandos de V.E. se señala que: “En primer lugar corresponde destacar que no se aprecia error o tergiversación en la sentencia atacada sobre lo declarado en la audiencia del 27/06/14” (cfr. Cd de fs. 138); cuando de hecho, toda la exposición del actor fue guiada por los despistes permanentes del interrogador, a quien debo rendir homenaje a su paciencia. No es sencillo revestir carácter de Juez y ser todo el tiempo corregido en sus aprecios.

El mayor aprecio al Dr Trionfetti me fue regalado un par días más tarde, cuando en oportunidad de dictar clase de postgrado comenta a sus alumnos lo sorprendido que había quedado de lo vivenciado en esta audiencia filmada y la originalidad que lo desbordaba. Tan espontáneos y nada evitados comentarios trascendieron a mis oídos a través de uno de esos alumnos, vía un alto funcionario de Defensoría de la Nación. ¡Cómo olvidar esta sensible alma del Dr. Trionfetti!

Cuando en ese mismo párrafo V.E. señala: “que el planteo de la demanda no apuntó —al menos en forma expresa y directa— a la subsanación de un “daño ambiental”, vuelvo a reiterar que nunca he hablado en 17 millones de caracteres de “daño ambiental”; pues si lo hiciera no bastarían 17 mil millones de caracteres para enfocarlos. Reitero el mutatis mutandi.

Esta actitud no conforma reduccionismo, sino enfoque puntual de una rotura del cordón litoral de salida tributaria estuarial. Nada más que eso. Aunque las consecuencias en materia ambiental conformen un holocausto comparable a los reconocidos por V.E. en territorio africano.

Ya he expresado que del balance de este bloqueo de salida de los flujos ordinarios del Riachuelo cabe reconocer el haberse cobrado más víctimas que las generadas en las guerras de la independencia. Pero la responsabilidad y la evicción a las que apunto no van por estas cuestiones, sino por las devoluciones que caben al ecosistema de salida dañado. Es para otra demanda lo que sigue.

Al final del 2º extenso párrafo de este punto 4. V.E. señala que: “a lo acontecido en los actuales territorios de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y de la Provincia de Buenos Aires, motivo por el cual, la cuestión debatida abarca un aspecto interjurisdiccional por el territorio involucrado, correspondiendo en consecuencia su tratamiento a la justicia federal” (conf. art. 7 ley 25.675)

Aquí V.E. mezcla pretéritos y presentes. Lo “acontecido” denunciado refiere a Abril de 1786 cuando toda esta región era dominio exclusivo de la ciudad de Buenos Aires.

Y en el hoy del presente mismo, en “la cuestión debatida” ya quedó expresado que la curva del cordón litoral perdida estaba sumergida y no era parte de las riberas delimitadas: antesdeayer por arts. 2340 y 2577 del Código de Vélez Sarfield, ayer por Borda en el art 2340, inc 4º del anterior Código Civil y hoy por el art 235, inc C del actual Código Civil.

Por lo expuesto, no advierto acreditada la correspondencia al: “correspondiendo en consecuencia su tratamiento a la justicia federal” (conf. art. 7 ley 25.675).

La responsabilidad originaria fue de la Ciudad de Buenos Aires y lo sigue siendo. Y la reparación que cabe es a ejecutar en su jurisdicción. Aunque hube de aclarar en el 4º párrafo de este punto 4. que: “[e]s probable que en la traza de la nueva salida propuesta haya pequeñas áreas que correspondan a la Nación.” (fs. 204 vta.).

La Nación suele tener intercalados pequeños dominios que no son objeción para considerar estas responsabilidades y sus reparaciones.

Por ello aprecio los dichos de V.E. en el párrafo siguiente: “Ello, claro está, sin analizar la cuestión atinente a los efectos de la cuestión debatida, donde la existencia de jurisdicciones compartida resulta evidente y expresamente reconocida según los términos expuestos por la accionante”.

Agradezco entonces a V.E. que deje sin analizar “la existencia de jurisdicciones compartida” y les otorgue el valor “evidente y expresamente reconocida según los términos expuestos por la accionante”. Que aclaro, tampoco es “evidente”, sino “probable”.

Lo cual hace también “probable” y oportunamente verificable, que allí no se descubra ninguna pequeña área de dominio federal.

Si esta cuestión fuera sustancial, ya lo habría señalado; pero dista de serlo.

A párrafo seguido V.E. señala: “Párrafo aparte merece la pretensión de encuadrar la cuestión como de protección del equilibrio de la dinámica de los sistemas ecológicos —art. 2° inc. e) y 6° de la ley 25.675— más que un problema de sustentabilidad del medio ambiente o de daño ambiental.

En rigor, si bien es cierto que se trata de conceptos diferentes(el subrayado es de este actor), la preservación del equilibrio ecológico no puede apuntar a otro fin mediato más que a la protección ambiental (sin embargo, este actor insiste en acreditar una y otra vez exactamente lo contrario). El primero está regulado dentro de la misma ley de medio ambiente 25.675 como uno de sus objetivos y previsto como contenido básico mínimo a toda norma que tienda a la protección del medio ambiente en el marco referencial del artículo 41 de la CN—arts. 2° inc. e) y 6°—; desde esta perspectiva, resulta aplicable al caso el artículo 7 de la referida ley, y en esta inteligencia, debe recordarse que la CSJN tiene dicho, como criterio para determinar la procedencia de la competencia en materia ambiental, que debe estarse a la delimitación del ámbito territorial afectado allí en donde se susciten problemas ambientales compartidos por más de una jurisdicción (Fallos 330:4234, 331:167 entre otros), lo que en consecuencia, mutatis mutandi, sella la suerte del recurso intentado”.

Una vez más, aquí cabe volver a lo anunciado al principio: siempre volvemos a poner la carreta adelante del buey, porque el buey no es lo que al parecer cuenta: contamos los humanos. El Sr Ambiente tiene derechos, pero ya ha quedado demostrado en ese orden de los 4 enunciados, que el Sr Buey también los tiene; y bien aclarado: quién es el 1º y quién el 3º.

Apliquemos entonces, por favor, el mutatis mutandi con este debido rigor, si queremos entrar en esta nueva era con un antropocentrismo en lugar 3º.

“En rigor, si bien es cierto que se trata de conceptos diferentes, la preservación del equilibrio ecológico no puede apuntar a otro fin mediato más que a la protección ambiental”.

Con todo el aprecio que reitero a V.E., vuelvo a recordar que en el mejor de los casos, si V.E. quisiera enlazar mediatos, antes de sumergirnos en interminables infiernos ambientales, nunca entendidos sus orígenes en 241 años, todavía le cabe a V.E. considerar que el 2º en el orden que desenvuelven los 4 enunciados, es la consideración que debemos a la capacidad de carga. En este caso, tan nula, de nulidad tan absoluta, que ya fue decidida la salida de la mayor parte de los efluentes por vía de 2 emisarios.

Y la decisión de 2 emisarios en lugar de 1 emisario, fue debida al reclamo de la Municipalidad de Berazategui que entendió que la cuestión federal regulada por ley 21686 no cabía ser cargada solo en sus espaldas, prestando la Justiciaoídos a sus reclamos.

Los humedales son ecosistemas que viven y cumplen sus funciones en tanto permanecen enlazados. De lo contrario, mueren o se transforman en problemas de los que luego nadie sabe cómo hacerse cargo.

En unos pocos casos responden estas situaciones a avatares geológicos. La mayor parte de ellas responde a vicisitudes antrópicas. Tan complejas situaciones quedan reflejadas por dar un ejemplo, en los 4 largos años que lleva la ley de humedales dando vueltas alrededor de un art 2º que intenta identificar lo que es un humedal. Incluso proponiendo hacer inventarios antes de haber resuelto la cuestión de sus identidades.

Ver propuesta de legislación entregada al Dr. Emilio Monzó, por http://www.humedal.com.ar/humedal31.html

Nunca jamás en esos demorados proyectos dijeron una sola palabra, ni una sola observación puntual de la función vital de los enlaces entre humedales.

Suponiendo que un día lo hagan y descubran que hay infinidad de enlaces rotos, la remediación no será federal, sino de cada uno de esos enlaces en particular. La justicia federal tomará nota de estas complementaridades, pero también advertirá que cada región tiene mucho que aprender y que aportar.

Eso mismo es lo que indica The integrated Coastal Zone Management  (ICZM) “administración integrada de zonas costeras” en un proceso que usa aproximaciones que incluyen fronteras políticas y geográficas, en un intento por alcanzar sustentabilidad. Este concepto nació en 1992 en la cumbre de Rio de Janeiro.

El proceso que desarrolla el ICZM se aprecia dinámico, multidisciplinario e iterativo; cubriendo el ciclo completo de colecta de información, planeamiento en su sentido más amplio, toma de decisiones, administración y monitoreo de implementación. (Sin abandonar, no obstante, el ojo mecánico. FJA)

Cuatro principios básicos han sido definidos en Holanda respecto de este ICZM

¡Atención los que aprecian interjurisdiccionalidades!

El primer principio señala: “debemos descentralizar en todos lados donde resulte viable y solo centralizar donde resulte necesario”

El 2º principio dice: “blando en todas las circunstancias que sea viable y duro solo donde resulte necesario”. (2005)

Debo aclarar que el rescatar la voz “humedal” viene a cuento en esta demanda pues todos los tributarios urbanos estuariales son humedales. Así también el propio estuario del Plata, al menos, hasta el eje del escalón de la Barra del Indio en la línea de cruce que va de Punta Piedras a Montevideo.

La función de los humedales se aprecia extraordinaria y fecunda en sus enlaces energéticos, mucho más vitales y trascendentes que las floras, las aves y las faunas que los pueblan. Sin ellos, nuestros ríos estarían muertos.

El Paraná, con sus 2100 Kms de extensión y sus 5 cms de pendiente promedio, sin los esteros que le acompañan en todo su trayecto, estaría muerto.

Para comenzar a entender de estas riquezas y problemas lo primero a poner en orden son los holismos interjurisdiccionales, que nada aportan y todo enredan.

Si este actor lleva 20 años mirando cursos de agua en planicies extremas no ha sido por las cuestiones interjurisdiccionales por donde ha empezado a estudiar el problema, sino por cada punto, por cada eslabón de la cadena.

Tras prospectivar el devenir mediterráneo de Buenos Aires hace algo más de 4 años y advertir las inimaginables consecuencias de estar velando el cadáver nauseabundo de un lodazal enfrente de las narices mismas de la gran ciudad durante no menos de 200 años, el resultado a la vista plantea horizontes de enlaces con problemas por todos lados.

Por cierto que es muy valioso tener vistas de estos horizontes enlazados, pero no menos valioso es tener en claro la tarea de distribuir responsabilidad, recordando aquel principio de los ICZM que nos señala: “debemos descentralizar en todos lados donde resulte viable y solo centralizar donde resulte necesario”.

Por ello, el cierre de los considerandos de V.E. expresando que “no advierte deficiencias lógicas o de fundamentación en el pronunciamiento del juez de primera instancia que decidiera remitir las actuaciones a la justicia en lo contencioso administrativo federal que entendió competente”, no resulta a nuestros aprecios, ni consubstanciados con el mutatis mutandi bien entendido, ni con el tratamiento de las responsabilidades y evicciones solicitadas, ni conducente a evitar mayores pérdidas en este ecosistema, tras un cuarto de siglo.

Comprendemos no obstante el esfuerzo de V.E. por considerar estas solicitudes, que se suman a otras bien diferentes y no menos dispersas; y así también comprendemos que 20 años de estudio y 30 millones de caracteres no resultan sencillos de hospedar en las 2 semanas que tomaron sus aprecios. La diferencia en precisos registros de enfoque ya probaron en estas respuestas no ser menores.

 

En tercer lugar: a la Dra. Alicia E. C. Ruíz, Excelencia Ministerial que en el cuarto párrafo de su punto 3. señala: “Cabe recordar que el juez de grado fundó su decisión sobre la base de los dichos del actor, entendiendo correspondía proceder según el criterio indicado en la norma antes citada”

Aprecio diferenciar “los dichos”, de “los escritos”, pues como ya lo hube señalado en la página 7 de este escrito, la actitud y perplejidad exhibida por el Dr Trionfetti fue tan noble y evidente, que cómo no habría de entender su disparada por cualquier lado.

Recordemos que los “recursos ambientales interjurisdiccionales” que menciona el art 7º, ley 25675 no son los “recursos ecológicos” a los que este actor refiere una y otra vez destacando su diferencia con los ambientales. Estos a los que apunta este actor, por su misma condición “ecológica” destacan su carácter vinculador entre ecosistemas aledaños. Y esa condición “aledaña” al objeto de la evicción: “rotura del cordón litoral de salida tributaria”, se resuelve en exclusiva jurisdicción de la C.A.B.A., aunque la “deriva litoral” que por allí circula reconozca otra carga de problemas.

De hecho, la mirada de este actor en sus 47 demandas de inconstitu- cionalidad de códigos, leyes, decretos y otras normas administrativas en estos temas de hidrología urbana no ha cesado de enfocar cada uno de estos problemas, no en un imaginario “holístico”, sino en cada correspondiente punto de enlace entre ecosistemas, pues es la única forma que tenemos por el momento, para empezar a resolver cada uno de estos problemas.

Antes de apuntar al riñón tenemos que mirar la infección periodental. Por eso, la mirada del Dr Trionfetti en las filmaciones que hiciera de la audiencia son más reveladoras que las imaginables cuando se puso a pensar cómo sacarse esta causa de encima. Reitero: el art 7º citado merece el mutatis mutandi que ya la Dra Weinberg hubo propuesto, aunque luego fuera ajustado en sus despistes.

En el 5º párrafo de este punto 3. V.E. señala que: “En el sub examine, el actor alega el daño a la deriva litoral en una zona que excede el territorio de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires… reconoció que la deriva litoral tiene carácter interjurisdiccional… expresó que el problema de sedimentación denunciado afecta las dos márgenes de la Cuenca Matanza Riachuelo (minuto 11 del registro audiovisual) y que el sector afectado se extiende desde la ribera urbana hasta el Canal Emilio Mitre, y desde Dock Sud hasta Tigre (minuto13)” (fs. 148 vuelta).

Esos alegatos fueron respuesta espontánea al Dr. Trionfetti que buscaba encontrar puntos de apoyo para fugar de la indicación de que toda la historia de esta demanda apuntaba a un lugar muy pequeñito; y de tal expresión quedó registrada en la carta un circulito. Como la carta era bien grande había lugar para ir a pasear por todos lados.

De hecho si V.E. mira la causa FSM 38000 en el J.F. en lo criminal Nº1 de San Isidro, visible por http://www.hidroensc.com.ar/incorte195.html referida al canal Emilio Mitre y luego mira por la causa CAF 021455 en el JCAF Nº 12, Sec 23 visible por http://www.hidroensc.com.ar/incorte221.html y /222.html referido a la salida difusora del nuevo emisario de Berazategui, advertirá que, si bien mi tarea no termina en ese circulito, aprecio hacer foco en temas puntuales con soluciones puntuales y no embriagadoras “holísticas”.

En el primer párrafo del punto 4. V.E. señala: “En el recurso de inconstitucionalidad, la parte actora no logra fundar, con éxito, la cuestión constitucional a la que se refiere el art. 27 de la ley n° 402. Los argumentos vertidos a fs. 199/219 no rebaten adecuadamente el criterio sostenido por la Alzada. Tampoco logra conectar la decisión impugnada con agravios constitucionales, en la medida en que no es clara la invocación de estos”.

Art. 27 - El recurso de inconstitucionalidad se interpone contra las sentencias definitivas del tribunal superior de la causa. Procede cuando se haya controvertido la interpretación o aplicación de normas contenidas en las constituciones nacional o de la ciudad, o la validez de una norma o acto bajo la pretensión de ser contrarios a tales constituciones siempre que la decisión recaiga sobre esos temas.

Art. 30 - El Tribunal Superior de Justicia puede rechazar el recurso de inconstitucionalidad por falta de agravio constitucional suficiente o cuando las cuestiones planteadas resultaren notoriamente insustanciales o carentes de trascendencia, mediante resolución fundamentada.

Es obvio, que el nivel de controversión, ya no solo sobre “la norma”, sino, sobre todo lo apuntado en materia de ecología de ecosistemas hídricos en planicies extremas en su puntual condición tributaria, campea olímpicamente en todos estos dichos de V.E. y de este actor.

Hasta que el “mutatis mutandi” no haga lugar a lo dicho puntualmente por este actor y se enfoque con clara precisión el primer enunciado del par 2º del art 6º de presupuestos mínimos por ley 25675, todo lo que sigue alrededor de flojeras en el recurso de inconstitucionalidad debe pasar por lo expresado en la 1ª línea de este párrafo.

¿Debe este actor después de haber trabajado 20 años en estas puntuales cuestiones aceptar que lo que expresa es lo que entiende V.E. después de haber tenido este expediente 12 días hábiles en su despacho, o antes bien, insistir en la necesidad de diferenciar temas ambientales de la naturaleza y dimensión que V.E. quiera, de los temas puntuales que en materia de equilibrio de las dinámicas de los sistemas ecológicos vienen apuntados en primer lugar y bien diferenciados de los antropocentrismos que ocupan el tercer lugar?

Advertirá V.E. que en este punto se dirime, ya no el ingreso de la causa a un tribunal de Justicia, sino el del ingreso a un conocimiento de materias tan específicas que apreciaría muchísimo V.E. me indicara dónde alcanzaríamos a verla reflejada. No importa el idioma que sea. Leo alemán, inglés y francés. He realizado estudios de chino antiguo y griego homérico durante 7 años y estimo alguna preparación para debatir semiologías del orden que sean.

Insisto por ello en el mutatis mutandi que enfoque con precisión la demanda.

En el segundo párrafo de este punto 4. V.E. refiere: “… con trascendencias ecosistémicas que involucran parte del territorio de la Provincia de Buenos Aires, sin estar acompañadas de un análisis concreto acerca de cuáles normas constitucionales se ven controvertidas o lesionadas”.

Tres veces apunto al art 41 de la CN y 11 veces a los arts 2º, inc e y 6º de presupuestos mínimos por ley 25675, con obligada prelación legal sobre un tendal de leyes. Pero vuelvo a repetir, el problema es el mutatis mutandi cognitivo pendiente, mezclando cuestiones ambientales que van en tercer lugar con cuestiones, ya no “ecositémicas” como señala V.E., sino de ecología de ecosistemas descubriendo cuestiones algo más complejas. Que por tan complejas aprecio enfocarlas con la mayor especificidad que a unos y a otros tienen desconcertados.

Cierran el punto 4. de V.E. estos dos párrafos: “El temperamento del juez de grado, ratificado por la Cámara, luce ajustado desde una perspectiva constitucional. Su fundamento se ajusta a los criterios jurisprudenciales pacíficos en la materia del más alto tribunal como de las constancias de la causa.

El actor no relaciona el error de apreciaciones que le atribuye al pronunciamiento impugnado con la afectación concreta de ningún precepto constitucional. Y esa deficiencia en la argumentación impide avanzar en el análisis más allá de lo expuesto”.

Agradezco a las imágenes capturadas por propia decisión del juez de grado, para ver en vivo y en directo el carácter de la sorpresa reflejada en el temperamento del Sr. Juez Trionfetti y lo que siguió y relatoa Fs 9 de este escrito. En un juicio oral y público ese rostro sería concluyente y en nada coincidente con los aprecios de V.E.

La “deficiencia en la argumentación” tal vez responda a la dificultad de hospedar un cambio de paradigma mecánico newtoniano de 383 años, por uno más fresco no mayor de 50 años, de carácter termodinámico natural abierto y enlazado, que no deja en pie ni siquiera a la famosa 2ª ley de la termodinámica.

Salir de sistemas simples para adentrarse en los complejos no es tarea sencilla.

 

En cuarto lugar: al Dr. José Osvaldo Casás, Excelencia Ministerial que en el 2º párrafo de su punto 2. señala que esta cuestión es: susceptible de interferir en la recomposición del ambiente de la cuenca Matanza-Riachuelo en los términos de los objetivos y mandatos impuestos en el pronunciamiento dictado el 8 de julio de 2008 en la causa "Mendoza" (Fallos: 331:1622), …”

Luego, si aun en aquella controversia —en la que las cuestiones vinculadas al ecosistema de la cuenca Matanza-Riachuelo no aparecían como objeto central del pleito…” (el subrayado es de este actor)

“…ello deberá ser examinado por el juez que finalmente deba adentrarse en el conocimiento de la presente litis”.

Propio de buen observador los breves términos de V.E. el Dr. José O. Casás.

 

En quinto lugar: al Dr. Luis Francisco Lozano, Excelencia Ministerial que en el primer párrafo de su punto 1º señala: “…corresponde tener por mal concedido el recurso a estudio. Ello así, pues cualquiera sea el acierto de las razones que dio la Cámara para resolver de ese modo, esto es, que “…dada la naturaleza interjurisdiccional del planteo, corresponde estar a la específica atribución de competencia federal prevista en el art. 7 de la ley 25675…”

La respuesta a estos criterios de V.E. ya fueron expresados a la Dra. Ruíz en el tercer párrafo de la página 14 de este escrito.

En cuanto a que: “… la parte recurrente no se ha hecho cargo, mínimamente, de ellas”.

Es cierto lo que expresa de “minimamente” V.E., pues he hecho exactamente lo contrario; ésto es: “maximamente”. Solo en Justicia más de 17 millones de caracteres y 17 años de trabajo; y en las esferas públicas y administrativas no menos de 30 millones a lo largo de extensos 20 años.

Reitero lo expresado en la página 5ª de este escrito:“En las causas D 179/2010 y D 473/2012 en la Secretaría de Juicios Originarios de la CSJN hube planteado hasta por RECURSO IN EXTREMIS estas demandas de inconstitucionalidad con tal especificidad, que apreciaría saber si en algún lugar del planeta alguien hubiera enfocado con tal rigor y perseverancia estos temas en los últimos 100 años.

Sin valorar esa “imposición de regímenes de monitoreo específicos” que “garanticen el equilibrio de las dinámicas de los sistemas ecológicos”, es inútil que V.E. presten consideración a planes “integrales” de remediación ambiental.

Ver las causas arriba mencionadas: http://www.hidroensc.com.ar/cortemr.html

http://www.hidroensc.com.ar/cortemr2.html

http://www.hidroensc.com.ar/cortemr3.html

http://www.hidroensc.com.ar/cortemr4.html

http://www.hidroensc.com.ar/cortemr6.html

http://www.hidroensc.com.ar/cortemr9.html

Un adicional testimonio que acuerda lugar a este “mínimamente” planteado por V.E. el Dr. Lozano, es el de un fresco colibrí soplando en las orejas de un burro su visión del buey solar enlazando humedales. Ese testimonio del Director Pablo Nisenson titulado “La mirada del colibrí” se estrenará en el cine Gaumont el 31 de Agosto del 2017 y con mucho aprecio extiendo a V.E. invitación para comprobar los mínimos aprecios de este director durante 4 años a este burro de 75 años nacido el día de los humedales, un 2 de Febrero de 1942.

Anticipos ya fueron expresados en el Festival Int. de Cine de Mar del Plata y son visibles por https://www.youtube.com/watch?v=BF90gSCQe20

Y muy mínimos:

Sobre el sentido de la ausencia

https://www.youtube.com/watch?v=p3BkCyqz4N0

Sobre el observar

https://www.youtube.com/watch?v=rBT9q8IxvPc

Sobre holismos y reduccionismos

https://www.youtube.com/watch?v=WoO0Y41Afc8&t=2s

 

III. Cuestiones graves pendientes

Esta acción “declaratoria y [de] constitución de evicción” contra el GCBA, reconoce conexidad al EXP 45.232, visible por

http://www.hidroensc.com.ar/incorte81.html

http://www.hidroensc.com.ar/incorte83.html

http://www.hidroensc.com.ar/incorte130.html

http://www.hidroensc.com.ar/incorte144.html

y también al EXP 16191/2014, JCAyT Nº14, Sec 27, CABA

sobre Insustentabilidad de la obra del túnel del arroyo Vega, visible por

http://www.hidroensc.com.ar/incorte151.html

http://www.hidroensc.com.ar/incorte197.html

Solicito, en tanto se sustancian estos recursos considerar prudente la decisión de comunicar estos autos a las autoridades de la C.AB.A. y al Banco Mundial, para que estando al tanto, actúen con responsabilidad. Por mi parte, eso haré.

 

IV . Planteo del caso ante la Comisión Interamericana

Formulo esta salvedad para el supuesto que no se consideren estas demandas

Recordemos el regalo tan preciso del Art 420 bis del Código Penal Federal de la República de Méjico al que estamos ligados por los tratados de la CADH cuando tipifica: Se impondrá pena de dos a diez años de prisión y por el equivalente de 300 a 3.000 días multa, a quien ilícitamente: I. Dañe, deseque o rellene humedales, manglares, lagunas, esteros o pantanos.

La declaración de responsabilidad y evicción planteadas apunta a un punto preciso y no menos precioso del enlace entre dos ecosistemas de humedales: el de las aguas del Riachuelo mediando sus delicados acoples térmicos por debajo del gradiente de 0,2º, merced a los servicios del cordón litoral acompañando su salida y montaje sobre las espaldas de la deriva litoral.

Recordemos que el estuario del Plata es el segundo mayor humedal de la Argentina, después del Iberá y que la profundidad desde el frente deltario hasta el eje del escalón de la Barra del Indio que va de Punta Piedras a Montevideo está bien por debajo del promedio de los 3 metros y ya hace 50 años los estudios que Halcrow realizara para el proyecto del canal Emilio Mitre descubría estas áreas críticas de no menos de 100 Km2 enfrente mismo de la gran ciudad, con sus flujos en estado catatónico. Tal la importancia de enriquecer estos criterios.

Todos los jueces de los países firmantes son en primer lugar jueces de la convención, pues esos derechos están por encima de nuestras propias leyes.

La desatención de estos conflictos nos obligan a plantear reclamo ante la COMISION INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS. (Ley 23054)

 

V . GRATUIDAD DE LAS ACTUACIONES

El art. 2 de la Ley 25.675, establece que "La política ambiental nacional deberá cumplir los siguientes objetivos: ... i) Organizar e integrar la información ambiental y asegurar el libre acceso de la población a la misma;...".-

Que el art. 16 de la mencionada norma establece "...Todo habitante podrá obtener de las autoridades la información ambiental que administren y que no se encuentre contemplada legalmente como reservada" y su art. 32 refiere sin dejar lugar a ningún tipo de dudas que "...El acceso a la jurisdicción por cuestiones ambientales no admitirá restricciones de ningún tipo o especie", siquiera las que gravan las actividades de los profesionales del derecho, ya que indirectamente se infringe la mencionada disposición en razón de la obligatoriedad del patrocinio letrado que imponen los códigos rituales.-

A mayor soporte el art. 28 de la Constitución Provincial concluye que "...En materia ecológica sedeberágarantizar el derecho a solicitar y recibir la adecuada información y a participar en la defensa del ambiente, de los recursos naturales y culturales."

La Excma. Suprema Corte de Justicia de la Provincia de Buenos Aires ha expresado “La Plata, 2 de noviembre de 2005. AUTOS Y VISTOS:... En consecuencia, ha de serles reconocido que esa accesibilidad no esté condicionada por restricciones económicas en todo su derrotero procesal, incluyendo la fase de actuación inherente a esta sede extraordinaria, puesto que la disposición referida no circunscribe su vigencia al mero ingreso ante los estrados judiciales competentes solo en sus instancias ordinarias...”.(Ac. 93.412. Granda Aníbal y Ots. c. Edelap S.A. s. Amparo).

La gratuidad de la justicia y el acceso a los estrados judiciales, sin cortapisas, lo estatuyen también los Tratados internacionales, (San José de Costa Rica).

La CSJ en el caso “Giroldi” JA 1995-III-571 dijo que al otorgarse jerarquía constitucional a la Convención Americana de Derechos Humanos en las condiciones de su vigencia, quiso poner de manifiesto que era tal como la misma regía a nivel supranacional y teniendo en cuenta la aplicación que hacían los Tribunales internacionales competentes.

Es por ello que, invocando la ley vigente, se declare sin mas trámite ni sustanciación alguna el beneficio de gratuidad a esta presentación para la tramitación de este recurso y como tal, eximido de pago de toda suma de dinero.

 

VI . Anexo copias

Del recurso presentado al TSJ.

De la Resolución definitiva del TSJ del 3/3/2017

De este recurso extraordinario federal y su carátula por Acord 4

Ver este texto por http://www.hidroensc.com.ar/incorte225.html

 

VII . Agradecimientos

A V.E. por su paciente consideración en causas que aún no recalaron en apropiada y no menos compleja plataforma cognitiva.

A mis Queridas Musas Alflora Montiel Vivero, Estela Livingston y Julieta Luro, a quienes todo el ánimo y expresión de 33 años debo. Original inspiración sobre las aguas desciende desde hace 13 años del Capital de Gracias de la 1ª

 

VIII . Petitorio

Por lo expresado solicito a V.E.

se tenga presente que todo lo manifestado no representa una mera discrepancia sino una reiterada y ajustada fundamentación de certeza para que V.E. eliminen las dudas de quién tiene la obligación primaria y las áreas apropiadas para asumir la declaración del nacimiento de la responsabilidad y afirmar la constitución de la evicción que habilite transitar las fases del proceso que deberá analizar las remediaciones y la necesidad de prospectivar el devenir mediterráneo de la gran metrópoli; para así ayudar a fundar la gravedad de estas situaciones en sus compromisos locales, interjurisdiccionales e históricos.

Una vez más volver a recordar el orden de los 4 enunciados del par 2º, del art 6º de la ley 25675, que indica: (1º) garantizar la dinámica de los sistemas ecológicos, (2º) mantener su capacidad de carga (3º) y, en general, asegurar la preservación ambiental (4º) y el desarrollo sustentable”.

Para que no queden a V.S. dudas, apunto esta demanda a la primera y última titular de estos dominios: la ciudad de Buenos Aires que aún no conoce un ordenamiento ambiental de su territorio; en especial, el referido a las dinámicas que trascienden inmediatas a los primeros 200 m de sus márgenes húmedas y en donde se juega la eficiencia de salida de todos los sistemas tributarios urbanos MUERTOS.

Recordando que la jurisdiccionalidad en tiempos en que fueron destruídas todas las curvas de salidas de los cordones litorales de tributarios estuariales desde el río Las Conchas hasta el río Santiago en Ensenada, era sólo suya.

Esas responsabilidades que pesan en la dinámica de los sistemas ecológicos, manteniendo su capacidad de carga (par 2º, art.6º), no han prescripto.

Jamás me habría interesado en temas de tanta complejidad, si no exhibieran suficiente claridad y no afectasen bienes difusos vinculados desde lo más colectivo, común, sensible y natural, a la respuesta servicial que da sentido a toda Vida, auxiliada por Musa multiplicando nuestro Amor por Natura y hospedando nuestra esfera personal.

 

Francisco Javier de Amorrortu

 

Ignacio Sancho Arabehety

CPACF T 40 F 47

 

 

Solicita arbitrio a los decanos ministeriales

del Tribunal Superior de Justicia

Excmo. Tribunal

Francisco Javier de AMORRORTU, por mi propio derecho y mis propias obligaciones, constituyendo domicilio legal en la Avd. Juramento 1805, 6º piso “C”, C.A.B.A., conjuntamente con mi letrado patrocinante Ignacio Sancho ARABEHETY, LE 17490702 CPACF T 40 F 47, IVA Responsable Inscripto, constituído domicilio electrónico bajo el Nº: 20 17490702 2, en el Expte. nº 13070/16 “DE AMORRORTU FRANCISCO JAVIER c/GCBA s/ OTRAS DEMANDAS CONTRA LA AUT. ADMINISTRATIVA s/ RECURSO DE INCONSTITUCIONALIDAD CONCEDIDO” obrante en el TSJ de la C.A.B.A. que atendiera la apelación del Exp nº 45090/12: “DE AMORRORTU FRANCISCO JAVIER CONTRA GCBA SOBRE OTRAS DEMANDAS CONTRA LA AUT. ADMINISTRATIVA” en el JCAyT Nº15, a V.E. me presento y con respeto digo:

 

I . Objeto

Solicitar a los decanos ministeriales Dra. Inés M. Weinberg y Dr. José O. Casás habiliten el ingreso de este recurso extraordinario federal, que en razón de haberme enterado por la mesa virtual de la base de datos del fuero contencioso administrativo que durante 14 meses no diera noticias de movimiento alguno del expediente 45090/12 y recién el viernes 5 de Mayo diera noticias respecto del traslado ordenado a la Cámara Federal, para así enterado el inmediato lunes 8 de Mayo del motivo por el cual no lograba advertir en la MEV del fuero Vida en este expediente -ignorancia del cambio de número del mismo-, darme de plena urgencia a redactar este recurso extraordinario federal, cuya presentación ha quedado supeditada a la falta de recepción de la probable notificación a seguido de la Resolución definitiva del 3/3/2017, por motivos que desconozco.

 

II . Petitorio

Acudo a la consideración de V.E. que tal vez comprendan y valoren que trabajo en soledad en medio del campo, no tengo gestores, llevo adelante no menos de 5 docenas de causas muy específicas de hidrología urbana en 6 tribunales diferentes, aplico mi tiempo a observar y estudiar las energías y materias comprometidas en estos equilibrios dinámicos a los que apunto, para luego conceptualizar fenomenologías y enfocar reclamos que solo buscan sembrar semillas de conciencia en los estrados más responsables de la Comunidad, a los 75 años.

He apreciado el esfuerzo de V.E. la Dra. Weinberg y el breve y agudo enfoque de V.E. el Dr. Casás y sería una pena que estos aprecios que surgen de esta presentación del recurso extraordinario federal escapen a su conocimiento. Por ello solicito Vuestro arbitrio para habilitar el ingreso del mismo.

Sin más que expresar, agradezco a V.E. su consideración y sus esfuerzos.

 

Francisco Javier de Amorrortu

 

Ignacio Sancho Arabehety

CPACF T 40 F 47

 

Tal vez esta interlocución ayude a integrar aprecios:

https://www.youtube.com/watch?v=BF90gSCQe20

Y tal vez el silencio de estos paisajes nos devuelva a nuestra dimensión

http://www.fusis.com.ar/prendas2.html

y esta antigua captura de imagen del 2003, ayuden a finitudes:

 https://www.youtube.com/watch?v=DkXpSf_VFaw&t=74s