Hidrología en Suprema Corte . 67491 . 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . 8 . 9 . 10 . 11 . 12 . 13 . 14 . 15 . 16 . 17 . . 69518, 519, 520 . 18 . 19 . 20 . 21 . 22 . 23 . 24 . 25 . 26 . 27 . . 70364 . 217 . . 70751 . 28 . 29 . 30 . 31 . 32 . 33 . 34 . 35 . 36 . 37 . 38 . 39 . 40 . 41 . 42 . 43 . 44 . 45 . 46 . 47 . 48 . . 71368 . 50 . 51 . 52 . 53 . 54 . . 71413 . 55 . 56 . 57 . 58 . 59 60 . . 71445 . 55 . 56 . 57 . 58 . 59 . . 71516 . 60 . 61 . 62 . 63 . 64 . 65 . . 71520 . 66 . 67 . 68 . 69 . 70 . 71 . 71521 . 71 . 72 . 73 . 74 . 75 . . 71542 . 76 . 77 . 78 . . 71614 . 79 . 80 . 81 . . 71615 . 82 . 83 . 84 . 85 . 86 . . 71616 . 87 . 88 . 89 . 90 . 91 . . 71617 . 92 . 93 . 94 . 95 . 96 . . 71618 . 97 . 98 . 99 . . 71619 . 100 . 101 . 102 . . 71413 . 103 . 104 . 105 . 106 . 107 . . 71743 . 108 . 109 . 110 . . 71808 . 111 . 112 . 113 . 114 . 115 . . 71848 . 116 . 117 . 118 . 119 . 120 . . 71857 . 121 . 122 . 123 . 124 . 125 . . 71908 . 126 . 127 . 128 . 129 . 130 . 131 . . 71951 . 132 . 133 . 134 . 135 . . 71936 . 136 . 137 . 138 . 139 . 140 . . 72048 . 141 . 142 . 143 . 144 . 145 . . 72049 . 146 . 147 . 148 . 149 . 150 . . 72089 . 151 . 152 . 153 . 154 . 155 . 156 . . 72404 . 157 . 158 . 159 . 160 . . 72405 . 161 . 162 . 163 . 164 . . 72406 . 165 . 166 . 167 . 168 . 169 . . 72512 . 170 . 171 . 172 . 173 . 174 . 175 . 176 . 177 . 178 . 179 . 180 . 181 . 182 . 183 . 184 . 185 . . 72592 . 186 . 187 . 188 . 189 . 190 . . 72832 . 191 . 192 . 193 . 194 . 195 . . 72994 . 196 . 197 . 198 . 199 . 200 . . 73038 . 201 . 202 . 203 . 204 . 205 . . 73114 . 206 . 207 . 208 . 209 . 210 . . 73147 . 211. 212 . 213 . 214 . 215 . . 73406 . 216 . 217 . 218 . 219 , 220 . . 73429 . 221 . 22 . 223 . 224 . 225 . . 73641 . 226 . 227 . 228 . 229 . 230 . . 73717 . . 231 . 232 . 233 . 234 . 235 . . 73748 . 236 . 237 . 238 . 239. 240 . . 74024 . 241 . 242 . 243 . 244 . 245 . 246 . 247 . 248. . 74719. 249 . 250 . . 45090 CABA . 251 . 252 . 253. 254 . 255 . 256 . 257 . 258 . 259 . 260 . 261 . . 45232 CABA . 262 . 263 . 264 . 265 . 266 . 267 . . 16191 CABA . 268 . 269 . . . CCF4817 . 270 . . CAF21455 . 271 . 272 . 273 . 274 . 275 . 276 . 277 . 278 . 279 . 280 . 281 . 282 . 283 . 284 . 285 . . CAF37039 . 286 . 287 . 288. 289 . 290 . 291 . 292 . 293 . 294 . 295 . . CAF84260 . 296 . 297 . 298 . 299 . 300 . . FSM 65812 . 301 . 302 . 303 . 304 . 305 . 306 . 307 . 308 . 309 . 310 . 311 . 312 . 313 . 314 . 315 . 316 . 317 . 318 . 319 . 320 . 321 . 322 . 323 . 324 . 325 . . FSM9066 . 326 . 327 . 328 . 329 . 330 . 331 . 332 . 333 . 334 . 335 . . FSM 38000 . 336 . 337 . 338 . 339 . 340 . 335 . 341 . 342 . 343 . . FSM 49857 . 344 . . FSM 54294 . . 345 . 346 . 347 . FSM 56398 . 348 . 349 . 350 . 351 . 352 . 353 . 354 . 354 . 355 . 356 . . JFCampana . 357 . 358 . 359 . 360 . 361 . 362 . 363 . 364 . 365 . 366 . 367 . CSJN . 368 . 369 . 370 . 371 . 372 . 373 . 374 . 375 . 376 . 377 . 378 . 379 . 380 . CSJ 791. 381 . 382 . 383 . 384 . 385 . 386 . 387 . 388 . 389 . 390 . 391 . 392 . 393 . 394 . 395 . 396 . 397 . 398 . 399 . 400 . . CSJ 936 . 401 . 402 . 403 . 404 . 405 . 406 . 407 . 408 . 409 . 410 . . CSJ 1525 . 411 . 412 . 413 . 414 . 415 . . CSJ 1646 . 420 . 421 . 422. 423 . 424 . 425 . . 35889 patrimonios rurales 431 . 432 . 433 . 434 . 435 . 436 . 437 . 438 . 439 . 440 . 441 . 442 . 443 . 444 . 445 . . hidrolinea . . código 1 . 2 . . cartadoc fiscalFed . . cartadoc JuzgFed . . Cartadoc Scioli . . Cartadoc Massa . . Cartadoc CF Rudi . . Cartadoc Macri . . cartadocvidal . . cartadoc ConteGrand . . carta docdeLazzari . . acceso al habitat . . nuevo paradigma 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . . esacasoelagua . . interlocucion 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . . . dragados . . tolosa 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . . Ley 25688 . 1 . 2 . 3 . . discurso . . Ley particular . . decreto1069 . . ocsa . . dominios públicos . 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . 8 . 9 . 10 . . al mejor derecho . . Ariza . . CAF . denuncia BID . . Gladys González . . censura previa . . sentencia . . huevos.fueros . . sincerar . . costadelplata . . nativas . . EIACostadelPlata .. Puerto ampliación . 274 . trama forense 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . 8 . 9 . 10 . 11 . 12 . 13 . 14 . 15 . 16 . . index .

CSJ 1646/2019

Denuncio estragos hidrológicos

Excelentísima Suprema Corte de Justicia de la Nación:

Francisco Javier de AMORRORTU, constituyendo domicilio legal en la Avd. Juramento 1805, 2º piso “A”, C.A.B.A., conjuntamente con mi letrado patrocinante Ignacio Sancho ARABEHETY, LE 17490702, CPACF T 40 F 47, IVA Resp. Inscripto, constituyendo domicilio electrónico bajo el Nº: 20 17490702 2, a Vuestras Excelencias me presento a través de esta Secretaría de Juicios Originarios y con respeto digo: 

 

I . Objeto

Denunciar en esta Secretaría de Juicios Originarios de la CSJN los estragos hidrológicos, que a lo largo de casi medio siglo ha venido conciente o inconcientemente permitiendo la Subsecretaría de Puertos, Vías Navegables y Marina Mercante de la Nación, autoridad de aplicación a cargo de la traza y mantenimiento de las vías navegables, deslindes de los límites naturales, públicos y privados en ellas, vigilando en todos los casos el equilibrio de las dinámicas de los sistemas ecológicos involucrados con ellas.

Que para ello reconoce esta SSPVNyMMN un área técnica de proyectos, un área de cuidados del medio ambiente respecto de la Hidrovía y todos los respaldos de consultorías que fueran necesarios, habiéndose invertido en estos 52 años en el trazado, mantenimiento y aumento de profundidades una cifra mayor a los US$ 10.000.000.000 y por ello resultan inaceptables los escandalosos estragos en el equilibrio de las dinámicas de estos sistemas ecológicos con compromisos ligados en la esfera de los humedales, recordando que según la clasificación de Cowardin los ríos son humedales y más aún, son éstos, en tanto esteros y bañados aledaños a las pequeñas y grandes sangrías, navegables y no navegables, los que proporcionan las energías convectivas que en exclusiva –a excepción del momento en que el agua de lluvia cae-, movilizan las salidas de estuarios y ríos.

Considerando las violaciones constitucionales al art 41; las violaciones al Código Civil por arts 240 y 241, las violaciones a los presupuestos mínimos por arts 2º, inc E y 6º, par 2º de la ley General del Ambiente y las violaciones al art 420 bis del Código Penal Federal de la República de Méjico que en virtud de TIDH con carácter supra constitucional nos acerca derecho al mejor derecho y tipifica estos crímenes, señalando: Se impondrá pena de dos a diez años de prisión y por el equivalente de trescientos a tres mil días multa, a quien ilícitamente: Dañe, deseque o rellene humedales, manglares, lagunas, esteros o pantanos; para lo cual solicito a V.E. una expresa decisión sobre el control de convencionalidad, solicitando en adición acepte V.E. mi condición de querellante.

 

II . Antecedentes personales y legitimación activa

Amén de los soportes en el art 43 de la CN el 7 de Noviembre del 2019 cumpliré 23 años denunciando en administración estos crímenes hidrológicos Ver exp. mun. 4088-7590/96 y exp prov. 2400-1904/96. Habiendo ya cumplido 19 años del inicio de las 23 declaratorias en la UFI 9 de San Isidro por causa 64205 y más de5 años de mis primeras actuaciones en demandas de inconstitucionalidad de hidrología urbana en la SCJPBA; y habiendo dado comienzo a mis actuaciones como 3º en la causa B 67491/03, invitado por los titulares de la Sec. de Demandas Originarias para que les ayudara a entender su problemática, siendo el propio DirectorProv. de Hidráulica quien les había advertido de mis antecedentes. Así quedó consignado en la resolución de mi designación como 3º, visible por http://www.hidroensc.com.ar/evs5admision.html

Hoy suman 47 las demandas de inconstitucionalidad sobre temas de hidrología urbana apiladas en SCJPBA con más de 14 millones de caracteres aplicados.

Rudolf von Ihering estaría satisfecho de reconocer mi interés legítimo habiendo probado dedicación desinteresada, pues nunca hube solicitado algo personal.

Mi lucro ha sido lo aprendido y se confunden quienes estiman valentía ignorando la fascinación que me anima e inspira. Que por ello siempre incluyo en mis trabajos un breve agradecimiento a los seres concretos que me animan e inspiran.

 

III. Cambio de paradigma

Publicado bajo el título: The Recently Recognized Failure of Predictability in Newtonian Dynamics”, Proceedings of the Royal Society, Londres, A 407, 1986: 35-50. Nos introduce este testimonio el premio nobel Ilya Prigogine: “Querría remitirme al testimonio de un especialista de las más antigua de las ciencias físicas, la mecánica racional, Sir James Lighthill, presidente en el momento en que hacía esta declaración, de la International Union of Theoretical and Applied Mechanics (Stephen Hawking lo sucedió en su cátedra):

“Aquí debo pararme y hablar en nombre de la gran fraternidad de los que practican la mecánica. Somos muy concientes hoy de que el entusiasmo que alimentaban nuestros predecesoes por el éxito maravilloso de la mecánica newtoniana les ha llevado a generalizaciones en el dominio de la predicción, que ahora sabemos que son falsas”

“Queremos colectivamente presentar nuestras excusas por haber inducido a error al público cultivado recogiendo, a propósito del determinismo de los sistemas que satisfacen las leyes newtonianas del movimiento, ideas que se han revelado después de 1960, como incorrectas”

Vuelve a tomar la palabra Prigogine: “Es raro, que los especialistas de una teoría reconozcan que durante tres siglos se han equivocado en cuanto a la inclinación y significación de su teoría! Y ciertamente, la renovación que conoce desde hace algunas décadas la dinámica es un acontecimiento único en la historia de la ciencia”

Sirvan estas referencias al cambio de paradigma mecánico por termodinámico natural para poner en valor el descubrimiento de las energías convectivas por parte de Henry Bénard en Paris en el año 1900; para poner en valor la definición que de la voz “ecosistema” nos acerca el glosario de la ley General del Ambiente provincial 11723, señalando que la energía que los alimenta es “solar” y para poner en valor al primer enunciado de los 4 que conforman el par 2º, art 6º de la ley Gral del Ambiente, señalando que 1º tenemos que mirar por el equilibrio de la dinámicas de los sistemas ecológicos y recién en tercer lugar mirar por los temas generales del ambiente que vuelve locos a todos.

 

IV . Mirada de banda ancha a estos estragos

Que deberá comenzar por la imagen satelital de las inundaciones de Abril del 2016 visibles por http://www.delriolujan.com.ar/ensanche5.html mostrando cómo el frente deltario afectado por 250.000 Has con albardones y más de 5000 Kms de terraplenes y polders, impiden la transferencia de las energías convectivas almacenadas en esas islas, al tiempo de provocar esa ausencia de energías la ralentización de los descensos en los anegamientos.

 

 

Consideremos las expresiones del biólogo Fabio Kalesnik cuando refiere de esas áreas que conforman la Reserva MAB-UNESCO: Delta del Río Paraná.

En sus conclusiones del informe “La influencia del régimen hidrológico…” refiere de la energía cinética del agua, de los flujos verticales del agua –estimando que refiere a infiltración y evapotranspiración y de los flujos horizontales bidireccionales (flujos y reflujos), estimando que refiere de energías gravitacionales, dejando sin mencionar las nunca estimadas energías convectivas con adicionales traslaciones en horizontal en función de un gradiente de ligera menor temperatura determinante de sus advecciones.

Cuando refiere de las áreas B y C de la reserva. las apunta como “neoecosistemas de albardón caracterizadas por el desarrollo de un gran número de especies arbóreas, arbustivas, herbáceas y trepadoras, pudiéndose encontrar bosques secundarios pluriestratificados en neoecosistemas de alto abandono”.

“La composición de estos bosques se caracterizaron por el gran desarrollo de numerosas especies exóticas. Estas últimas, en sus ambientes y ecosistemas de orígen (América del Norte, Asia y Europa), se instalan y desarrollan con éxito en neoecosistemas de albardón con baja influencia fluvial y, que a su vez, soportan una influencia alta o media del régimen de mareas del Río de la Plata”.

Cuando refiere de “baja influencia fluvial” es obvio a que refiere a la altura del albardón y no a la ausencia de influencia fluvial de importancia,Pues ésta queda acreditada cuando refiere de que soportan una influencia alta o media mareal. El área albardonada resiste. Los que no resisten la pérdida de energías convectivas que los albardones impiden les sean transferidas, son los ríos.

De esto, Kalesnik nada dice. El se preocupa por las vegetaciones, a pesar de que el informe comienza titulando: “La influencia del régimen hidrológico…” del que parece conocer lo elemental mecánico que está en el imaginario de todos.

Esa bendición al mentarlos como “neoecosistemas de gran desarrollo en EEUU que soportan una influencia alta o media del régimen de mareas”, también soporta el de las inundaciones, que así se ocupan de demorar alivios a los que padecen aguas arriba. Ver, reitero, las imágenes satelitales de estos encierros.

Así el primer gran descalabro ya lo tenemos instalado de un extremo al otro del sistema deltario sin que nadie refiera del equilibrio de las dinámicas de estos sistemas ecológicos; que ahora vemos incluyen cálidos reconocimientos a “neoecosistemas de albardón de alto abandono”, que no consideran compromisos ligados con las inundaciones aguas arriba, ni con el robo de energías convectivas

Está claro entonces, que las etiquetas y aprecios de la UNESCO no descubren, ni resuelven, reitero, el desequilibrio de las dinámicas de las aguas de estas regiones; que ni encuentran abiertos sus pasos por áreas insulares albardonadas de alto abandono, ni reciben por esos mismos encierros las transferencias de energías convectivas allí acumuladas, de las que Kalesnik jamás acerca noticia.

Baterías convectivas, que por costas blandas y bordes lábiles ofician sus irremplazables transferencias energéticas, las únicas que aportan asistencia a los traslados horizontales de todas estas aguas, que así quedan demoradas.

No estamos hablando de mercaderes de suelo, sino de científicos que nunca señalaron el daño que estos “neoecosistemas de albardón” generan en el equilibrio de las dinámicas de los ecosistemas hídricos en planicies extremas.

Así las aguas que por entre albardones transiten serán aguas pobres de energías “cinéticas” (así las menta Kalesnik), pues no han recibido la energía solar que siempre asistió sus movimientos. Esto también incluye la pérdida de capacidad de transporte sedimentario.

En sus conclusiones refiere de “energías cinéticas del agua en movimiento”, conformando soberano pleonasmo, pero no identifica de qué energías se trata.

Estos temas apenas han comenzado a expresarse en el extranjero en estudios limnológicos encuadrados como “convective flushing in shallow wetlands”.

Recién en el 2012 tuvo noticias la Dra Agnes Paterson, doctorada en física de flujos en París y a cargo de todas las cátedras de hidráulica de la UBA y de todos sus equipos de investigación, de estas miradas a través de criterios propios de termodinámica de sistemas naturales abiertos y enlazados.

Por ello, si de la ciencia recibimos este tipo de auxilios cognitivos sobre las energías presentes en áreas plagadas de albardones en las márgenes de grandes ríos navegables como el Paraná de las Palmas, Miní, Barquita, Barca Grande, Correntoso, Guazú, Bravo, Sauce y Gutiérrez, a qué sorprendernos que el ejemplo calamitoso de las más grandes obras nos mueva a poner a la ciencia hidráulica y a sus modeladores matemáticos en el banquillo de los acusados.

En este caso, todos ellos representados por el Subsecretario de Puertos y Vías Navegables en quien recae la tarea de velar por el cuidado del equilibrio de los sistemas ecológicos y no solo por la entrada y salida de las naves.

 

V . Estrechando la mirada al equilibrio de las dinámicas de las grandes salidas tributarias del frente estuarial

Hace algo más de un siglo el Estado tomó la decisión de profundizar una de las dos salidas que reconocía el Paraná de las Palmas y eligieron la del Sur, que aún siendo la menor era de rumbos más cortos a la capital.

El abandono de la entrada principal y el desvio de flujos se tradujo en una pérdida tan importante a los aportes que entonces sumaba a los Pozos del Barca Grande, que buena parte de esos flujos conformaron mudanza a deriva litoral.

Y así la deriva litoral en este frente deltario central, que nunca antes había exhibido su presencia, se tradujo en inesperado y enorme transporte sedimentario aguas arriba con deposición en los labios de salida de los veriles Sur de los grandes y pequeños tributarios. Las cartas de 1908, 1909, 1918, 1924, 1931 y 1954 nos regalan alertas del contraste de estos cambios.

A mediados de la década del 60 se decidió llamar a licitación para formalizar la traza de un nuevo canal que recibiría el nombre del Ing Emilio Mitre que medio siglo antes había esbozado propuestas para una traza más directa.

El frente deltario había cambiado lo suficiente como para replantear ideas y así fue elegida una nueva traza que arrancaría del arroyo Las Víboras, sin entidad alguna en los tiempos en que Emilio Mitre hacía su propuesta.

La nueva propuesta recibió el inmediato rechazo de una consultora holandesa que señaló la inviabilidad de ese punto de arranque. Por ello fue rechazada su participación en la licitación. Y la británica Halcrow que planteara tres alternativas arrancando de esa estrecha vía, fue la elegida con la propuesta más alejada de la costa urbana.

Al tiempo de continuar con estos relatos debemos recordar que a partir de entonces serían los dos brazos originales del Paraná de las Palmas que se reconocerían abandonados. A éstos se sumaría el tapón sedimentario muy creciente conformado por una chata hundida y nunca removida en la boca del Miní.

Con estos tres grandes tributarios adormecidos la deriva litoral alcanzó hacia el NNE transportes sedimentarios de magnitudes asombrosas. Toda la dinámica en la interfaz estuarial del frente deltario cambió, con traducción en fuertes sedimentaciones donde nunca antes se habían manifestado. Sin embargo, ninguna alerta en el INCyT (INA) o el CONICET se encendió ... ni con lo que siguió.

A ello en un par de décadas se sumó el perfil ligeramente sumergido fruto de los refulados de la obra del nuevo canal, alimentando junto a las energías convectivas que venían transferidas desde el banco de las Palmas y de la Playa Honda una adicional deriva que operaría al Este y NE de canal natural de los Pozos del Barca Grande y por ello, ya no tan litoral.

Ambas derivas no solo marchaban aguas arriba con el acostumbrado recurso de la hipersincronicidad mareal, sino que en adición aquí encontraban buen soporte para sus energías convectivas y el gradiente ideal de ligera menor temperatura de las aguas más frescas que bajaban de los tributarios al Norte: Barquita, Barca Grande y en algún momento también el Correntoso, que pronto quedaría tapado y sin enlace al corredor de los Pozos del Barca Grande.

Si bien las imágenes satelitales de secuencia anual nos muestran el desarrollo desde 1983 a la fecha, las cartas rescatadas del archivo del servicio de Hidrografía Naval nos muestran con suma claridad el proceso de avance de esas sedimentaciones formando labios en los veriles Sur de salida de los tributarios al Nortey formando desarrollos insulares del otro lado del canal de los Pozos del barca Grande a la altura de Oyarbide

Las aprox 100 Has que en 1965 asomaban en lo que hoy llamamos Oyarbide se transformarían 50 años más tarde en 4000 Has, con extensiones apenas sumergidas que hoy superan las 13.000 Has.

A todo esto, ni el Instituto Nacional del Agua, que con Sarubbi, Pittau y Menendez hicieran un trabajo sobre estos nuevos avances del frente deltario, ni los investigadores del CONICET que trabajan en el Servicio de Hidrografía Naval, dieron cuenta de estos temas enfocando a la deriva litoral como disparadora de estas transformaciones que hoy alimentan el inventario de estragos en la región más comprometida de este gran humedal herido que a seguido haremos.

Dos físicos en dinámica costera con sede en el SHN están a cargo de la tarea de contar olas y mirar los datos de 12 boyas a lo largo del Emilio Mitre con los que infieren tasas de sedimentación. Con foco abstraido en cuestiones generales parece funcionar la pequeña comisión "ambiental" que mira por la hidrovía.

 

VI . Panoramas del conocimiento

El día 13 de Junio del 2016 recibo de un geólogo que no conocía y me acababa de conectar por mail, esta noticia de la convocatoria a un Taller sobre “El estado actual del conocimiento del Delta del Paraná y del Río de la Plata”, a realizarse los días 14 y 15 de julio 2016 en el Aula Aguirre, Departamento de Ciencias Geológicas. FCEN, UBA. Ciudad Universitaria, Pabellón II, 1° piso. Buenos Aires, Argentina. Organizado por elCentro de Investigaciones del Mar y la Atmósfera (CIMA), el Instituto de Geociencias Básicas, Aplicadas y Ambientales de Buenos Aires (IGEBA), el Instituto de Química Física de los Materiales, Medio Ambiente y Energía (INQUIMAE), el Instituto de Astronomía y Física del Espacio (IAFE) y la Unidad Mixta Internacional Instituto Franco-Argentino para el Estudio del Clima y sus Impactos (UMI-IFAECI).

2. Con el aval de los Departamentos de Ciencias Geológicas, Ciencias de la Atmósfera y los Océanos (DCAO), Química Inorgánica, Analítica y Química Física de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad de Buenos Aires El objetivo de la reunión es reunir investigadores de diversas disciplinas de la comunidad argentina con el fin de fomentar el desarrollo de investigación novedosa, innovadora e transdisciplinaria en la región del Río de la Plata y el Delta del Paraná. Se analizará la posibilidad de generar un proyecto conjunto a ser presentado en futuras convocatorias de financiamiento y la incorporación de investigadores de otros países a la propuesta.

14 de Julio . 10:30 - 10:55 hs. José Luis Cavallotto y Roberto Violante (Servicio de Hidrografía Naval): “Geología y Geomorfología evolutiva del Río de la Plata y el Delta del Paraná” 10:55 - 11:20 hs. Bibiana Cerne (DCAO-CIMA): “Variabilidad de los forzantes meteorológicos en el Río de la Plata”. 11:20 - 11:45 hs. Walter Dragani (SHN): “Las olas, sus cambios y sus impactos en el Río de la Plata” 11:45 - 12:10 hs. Claudia Simionato (CIMA): “Hidrodinámica del Río de la Plata” 12:10 - 12:35 hs. Diego Moreira (CIMA-DCAO): “Impacto de los forzantes (descarga, marea, viento y olas) en la distribución de los sedimentos en suspensión en el Río de la Plata” 12:35 - 13:00 hs. Ana Dogliotti (IAFE): “El Río de la Plata desde el Espacio: ¿Qué información pueden aportar los sensores remotos?”

14:30 - 14:50 hs. Sergio Matheos (Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva): “Sistema Nacional de Datos del Mar y formación de RRHH en el marco de Pampa Azul y de los Sistemas Nacionales” 14:50 - 15:15 hs. Silvia Marcomini y Rubén López (IGEBA): “Cambios morfológicos recientes en la costa del estuario del Río de La Plata y del delta del Paraná”. 15:15 - 15:40 hs. Roberto A. Scasso y Alfonsina Tripaldi (IGEBA): “Deltas de cabecera de estuario. Modelado geológico-sedimentológico y su importancia económica”. 15:40 - 16:05 hs. María dos Santos Afonso (INQUIMAE): “Fuentes de contaminación en el Río de la Plata” 16:05 - 16:30 hs. Ramiro Saurral (CIMA): “Modelado hidrológico de la Cuenca del Plata”

15 de Julio . 10:00 a 14:00 hs. Trabajo en grupos

Trabajo transdisciplinario en grupos con el fin de:

- Formular preguntas científicas y discutir cómo se podría responderlas.

- Encontrar ideas para un proyecto común (o más de uno).

- Identificar posibles interacciones con investigadores del extranjero.

14:00 hs. Puesta en común y cierre del taller

El día 15 recibo del mismo geólogo este resumen: “Bueno, ayer fueron presentaciones formales , nada muy nuevo y lo de siempre............no saben lo que quieren, no hay project management, no se qué armarán; calculo un proyecto del delta. Lo mio sobre el avance les gustó…

Este es el panorama TOP de nuestros científicos en el tema bien preciso que trata esta denuncia –de hecho, Walter Dragani es el que lleva la cuenta de las olas y de las 12 boyas a lo largo del Emilio Mitre-,que nunca alertaron a la Justicia, ni a la Legislatura de los panoramas criminales que vengo denunciando desde hace 23 años.Como si fuéramos seres comprometidos con distintos planetas, que por atornillados a fabular extrapolaciones de recursos físico matemáticos en planicies extremas, fuera el de ellos el correcto.

La trascendencia de los enfoques mecánicos y sus descendencias analógicas están presentes incluso en los presupuestos mínimos de la ley 25688 sobre el Régimen ambiental de aguas, cuando en el par 2º del art 2º expresa: Se entenderá por cuenca hídrica superficial, a la región geográfica delimitada por las divisorias de aguas que discurren hacia el mar a través de una red de cauces secundarios que convergen en un cauce principal único y las endorreicas.

Nunca estos científicos alertaron a los legisladores del error de esta generalización. El Paraná sale al estuario por múltiples brazos: Emilio Mitre, los 2 de las Palmas, el Miní, el Barquita, el Barca Grande, Correntoso, Guazú, Bravo, Sauce, Gutiérrez y me ahorro de mencionar a los menores.

El art 3º señala:Las cuencas hídricas como unidad ambiental de gestión del recurso se consideran indivisibles.

¿Cómo es entonces que aprobaron la propuesta del diseño de Emilio Mitre que se roba todos los caudales de los demás brazos, en nada unificados y mucho más importantes que el del paso por el arroyo Las Víboras y los acelera para imaginar que así resuelve el “arrastre” de los sedimentos?

Transforma un exclusivo sistema convectivo con altísima capacidad de “transporte” sedimentario, en un revoltoso sistema hidrodinámico que se lleva todos los equilibrios de estos ecosistemas y sus enlaces por delante, con miserables resultados bien a la vista en los desopilantes costos del mantenimiento y en los desastres generados en el resto del sistema de salidas del frente deltario central.

No solo divide la mentada indivisibilidad robándole sus flujos, sino que hasta los abandona sin advertir que sus menguadas energías se traducen en formidables derivas litorales responsables de todo el desastre de emergencias insulares en las extendidas áreas en cercanías de Oyarbide

¿Cómo es que nunca señalaron que los sedimentos que antes bajaban desde el Paraná Bravo y sus vecinos, ya nada tenían que ver con los que ahora suben por deriva litoral?Siguen aferrados a conceptos mecánicos de ola oblicua para resumir sus soportes de criterio sobre deriva litoral.

¿Es casualidad que hayan salido al ruedo con este “taller” al que el propio geólogo participante descalifica con un “no saben lo que quieren”?. ¿O es consecuencia espiritual de la suma de despistes centenarios que les hace imaginar interacciones con investigadores extranjeros, debiendo mucho antes practicar la caridad en casa? ¿Cómo sacar a estos “investigadores” de sus jaulitas de marfil talladas con el ojo mecánico y el privilegio de sus encierros catecuménicos?

¿Cómo hacerles ver estos desquicios legislativos y administrativos sin hacer foco en estos despistes de la ciencia luciendo a pleno en el Emilio Mitre durante 52 años, en crímenes hidrológicos cuyas trascendencias en el frente deltario central y hasta 15 Kms al ESE del inicio de los Pozos del Barca Grande, pondrian alarma roja en cualquier inventario?

Que no se trata de llamar a Audiencia pública sin antes poner sobre la mesa estos desaciertos, errores de fundamentales criterios, ignorancia del llamado de atención semiológica que les señala el glosario de la ley provincial 11723 respecto de la voz “ecosistema”: Sistema relativamente estable en el tiempo y termodinámicamente abierto en cuanto a la entrada y salida de sustancias y energía. Este sistema tiene una entrada (energía solar,…) y una salida de energía y sustancias biogénicas hacia … la hidrósfera (sustancias disueltas en las aguas superficiales, ríos y otros cuerpos de aguas).

¿Acaso en este “taller” o en cualquier otro, a alguien se le cruzaría por la cabeza hacer mención a este abismo paradigmático en el mismo corazón de la ciencia “hidráulica” en planicies extremas? ¿Serán ellos los que pongan sobre la mesa esta cuestión de los sarcófagos “hidráulicos” arrasando con su ojo mecánico todos los ecosistemas hídricos en planicies extremas?

Nuestras preguntas no son científicas, sino ecológicas. Los lazos de estas miradas son los que ha negado siempre el simplicismo analógico de esta ciencia.

 

VII . Inventario de crímenes hidrológicos

Ya antes de la reforma constitucional de 1994 la inopinada desafectación de la SSPVNyMMN de sus responsabilidades de aquellas vías navegables que dejaban de ser las primordiales que ella elegía, en este caso: la hidrovía, es lo que se ha traducido en la crisis que luce terminal para quien se aplique a considerar el balance de sus transformaciones.

a) El corredor de flujos costaneros que por siglos recibiera las energías del río Luján para poner límites a la deriva litoral que subía por hipersincronicidad mareal transitando las márgenes del estuario desde el SE hacia el NO, conoce abandono sin límites de descalificación por las gravísimas implicancias que tiene ver marchar aguas arriba una deriva litoral desbordada en anchos que van de los 2000 a los 4000 m, cuando una deriva que cuenta con la contención natural del canal costanero estuarial no supera los 150 a 180 m.

Esto se traduce en acumulación de miserias urbanas que así también demoran en devenir nutrientes y por ello tenemos el caso de los informes de las campañas de 1982 y 1985 de Quirós y Senone respecto al fósforo total.

En el 95 su informe nos descubre para San Isidro, 4,10 mg P-PO4/l a 1500 metros de la costa. La desembocadura del Riachuelo señala en esa misma tabla tan sólo 0,20 mg/l; y a 1500 mts tan sólo 0,04 mg P-PO4/l 

Algunos autores afirman que más de 0,20 mg P/l en aguas superficiales y subterráneas es indicio de fósforo de origen cloacal. San Isidro acusa récord en toda la extensa ribera, de 20 veces este índice anterior.

Nuestro amado rinconcito sanisidrense de apenas 80 Km2, ya anticipaba por imágenes de una deriva litoral desbordada sin control de canal natural costanero alguno que le pusiera límites a sus anchos, destacadas noticias de paupérrima dispersión responsables de estas diferencias que resaltan a mayor distancia de la costa, mayores problemas. Los valores del Emilio Mitre para el Fósforo Total (PT), en esos mismos informes se descubren igualmente muy altos. Ver estos informes por http://www.alestuariodelplata.com.ar/olos8.html

Ver mis opiniones de hace 10 años sobre esta cuestión puntual por http://www.alestuariodelplata.com.ar/olos12.html y http://www.alestuariodelplata.com.ar/fondo3b.html

Recordemos que el río Luján forma parte del tratado internacional del Río de la Plata; y el corredor estuarial de flujos costaneros que le continúa en sus compromisos ecológicos, tenía tanta entidad -a pesar de sus abandonos-, que fue una de las trazas que propuso Halcrow para el Emilio Mitre.

b) los anchos robados al cauce del Luján ya son parte de las denuncias instaladas en el JCF Nº1 de San Isidro en la causa FSM 65812

c) los compromisos ligados de estos robos y abandonos por parte de la SSPVNyMMN ya conocen sus consecuencias en los tapones que lucen terminales en todos y cada uno de los tributarios urbanos del Oeste, que en vano intentan sacar sus aguas al estuario por medio del Luján y también son parte de las denuncias instaladas en el JCF Nº1 de S.I. en la causa FSM 65812.

d) la falta completa de confesión por parte de la SSPVNyMMN de las derivas litoralesque se multiplicaron con furia extrema a partir del abandono de las dos bocas del Paraná de las Palmas y el abandono de la nave hundida en la boca del Miní, sumado a la falta completa de criterio para estimar sus consecuencias en la afectación de todas las salidas tributarias del frente deltario central por desarrollos sedimentarios descomunales. son parte de este balance de crímenes hidrológicos.

e) a la falta completa de confesión por parte de la SSPVNyMMN de las derivas litoralesque se multiplicaron con furia extrema a partir de los refulados generados durante 30 años por la draga de corte de Jan de Nul, sumado a la falta completa de criterio para estimar sus consecuencias en las sedimentaciones que se multiplicaron en forma escandalosa al Este del canal de los Pozos del Barca Grande alrededor de Oyarbide y como consecuencia de esa falta de criterio no prestara atención a la importancia de mantener vigoroso ese canal natural en su cruce por el banco de las Palmas y de la Playa Honda.

Todo ésto es parte de esta obstinada ceguera que exhibe esta SSPVNyMMN desde al menos la larga década que este querellante viene multiplicando advertencias en foros judiciales y administrativos nacionales, provinciales y municipales respecto a las miserias del ojo mecánico para considerar estas materias; y por cierto, si ignoraran prevenciones, ¿en qué lenguaje cabe imaginar plantear remediaciones?.

 

VIII . Hebras comunicacionales

Frutos del comentario subido a nota de Emiliano Galli, La Nación, 28/6/2016, http://www.lanacion.com.ar/1912395-metz-un-paladin-de-la-refraccion-para-quien-el-cambio-es-continuidad#lf-content=167780260:532049377fue la solicitud de encuentro y visita a mi hogar de un capitan fluvial y de ultramar con largas trascendencias parentales en la AGP, para tratar sobre los enfoques termodinánicos que lo sorprendían. Los resultados de ese encuentro son para narrar en otra causa relacionada con estrictas vedas al conocimiento.

La dirigida a Galli expresaba: “Se debería venir un repaso de lo actuado en materia de vías navegables y de sostén de puertos, que al menos en materia de ecología de ecosistemas han generado estragos en el frente deltario, en las vías navegables en general y no solo en la hidrovía en particular y en las riberas estuariales desde el Tigre hasta Atalaya, que amén de nunca contabilizados suman costos y daños inefables.

Por ello estimo, que de una u otra forma tendrán que poner algún día al buey delante de la carreta. Esto quiere decir que si los locales no contribuyen a entender estos problemas, inventariarlos, estimar sus costos y remediaciones, inútil es esperar que el problema comience a resolverse mirando por la nacionalidad de los ocupantes de la carreta.

Recuerdo que por presupuestos mínimos arts 2º, inc E y en particular el 6º, par 2º de la ley general del ambiente, 1º hay que mirar por el equilibrio de las dinámicas de los sistemas ecológicos; 2º por su capacidad de carga (servicialidad) y tan solo en tercer lugar por los temas generales del ambiente, en sus facetas políticas, comerciales, logísticas o como las quieran llamar.

Los desastres y los costos que en estos 49 años han generado las permanentes obranzas en la hidrovía, sumado a la desastrosa elección del lugar de salida y los recursos hidrodinámicos que dan arranque al sistema del Emilio Mitre por el arroyo Las Víboras, ya permiten estimar que se ha tratado de la obra “hidráulica” más costosa de la historia de la Argentina.

Y ésto lo expreso aclarando que no sumo un centavo de los costos inefables que tiene en los daños ruinosos a todo el sistema fluvial que desde el canal natural costanero estuarial hasta las dos bocas abandonadas del Paraná de las Palmas y el tapón en la boca del Miní, son los responsables del desarrollo de una deriva litoral que a cualquiera que haya seguido el proceso de desarrollos del frente deltario central le deja los ojos blancos y le anticipa que el devenir mediterráneo de Buenos Aires no será una fiesta, sino la contemplación de un hediondo lodazal al cual velaremos durante al menos 200 años.

Si miran por estos temas tal vez adviertan que ya poco importan cuántas patas le quedan a esta mesa que está a cargo de la SSPVNyMMN.

Al Emilio Mitre lo tienen que replantear en términos termodinámicos y no simplemente mecánicos con las 12 boyas que hacen seguimientos en la traza.

A los Pozos del Barca Grande le tienen que acoplar las 2 salidas abandonadas del Paraná de las Palmas y la del Miní tras sacar la obstrucción en su boca, para de inmediato asistir su cruce por el banco de las Palmas y de la Playa Honda como único recurso para frenar la descomunal deriva litoral que terminará de consagrar en el frente deltario desde el Gutiérrez hasta el Luján, un tapón de todo el sistema fluvial que dejará en el infierno a toda la megalópolis y a todas las áreas rurales al Norte que cada vez más demoras tendrán en ver descender inundaciones.

Al Emilio Mitre entonces le cabe comenzar a plantear sus límites ecológicos. No es solo cuestión de dinero y fuerza bruta para dragar. Es algo bastante más serio y complicado que esto.

Al Barca Grande lo tienen que empezar a considerar y al abandono del canal Buenos Aires entre los km 62 y 75 lo tienen que encarar refulando al ONO.

Martín García tiene en sus 30 pies al cero los límites que impone la placa cristalina. Resolver esa cuestión les llevará un año por cada 2 pies que quieran dinamitar. Al canal Buenos Aires tendrán que ir a pedir ayuda mientras el Martín García esté cerrado, dedicado a estas obranzas

Si hoy van a Montevideo es porque estas cuestiones no están encaradas con la debida seriedad. De hecho, la hidrovía no tiene un órgano de control. Nunca se hizo balance de los errores y mucho menos de las remediaciones. Nunca una audiencia pública para tratar estas cuestiones locales y no las de Asunción y Barranqueras. Nunca un Plan Maestro que conozca filtros de criterio termodinámicos y no simplemente mecánicos. Nunca un reconocimiento de los que aporta la voz ecosistema y sus relaciones en ecología de ecosistemas.

Estos problemas pesan todo el tiempo en la Vida de este estuario y este frente deltario y en ello, aunque no nos demos cuenta, nos va la sustentabilidad de nuestra megalópolis que hoy ya cuenta con 9 millones de personas ventilando sus miserias a dos cuencas con los inexistentes flujos de sus aguas muertas.

La logística de los camiones de olvidos en el olvido tiene sus consecuencias.

Como verá Estimado Galli, los problemas que tienen Metz y tal vez no ve, son dscomunales y superan cualquier comparación con los que Ud enuncia y ellos deciden en materia logística. Pero si mira por esos presupuestos mínimos verá cuál es el orden y la dimensión de los problemas al que siempre responden con silencio. Vuelvo a repetir, no estoy anteponiendo temas ambientales, sino estragos criminales a ecosistemas hídricos en planicies extremas con costos que superan cualquier imaginario. En los próximos 30 años hasta los ciegos se habrán dado cuenta cuál es el orden para mirar estas materias.

Atte, Francisco Javier de Amorrortu

 

IX . Haciendo repaso de lo actuado en administración

Hace unos 14 años, la draga de corte de Jan de Nul que cumplía con el contrato de refular al NE de la traza, fue enviada por unas semanas a Centroamérica a hacer una changa. Se les prendió fuego y nunca más volvió.

Ya para entonces EMEPA (partido radical) que había sido uno de los socios minoritarios en tiempos en que Jan de Nul tenía el 81% de las acciones de Hidrovía, se había trepado al 50% y gracias a sus relaciones consiguieron una importante draga de arrastre del Estado para su reemplazo, sin importarles que el dragado contratado cambiara de modos de extracción y fuera a otros destinos.

Alegaron no tener dinero para remplazar la draga de corte quemada, aunque si probaron tener dinero para construir EMEPA las dos torres en la calle Viamonte al lado del Yacht Club Argentino. El contrato de refular al NE del canal se incumplió durante 14 años

Hace 13 años, un 10/8/2006, solicité por expediente S01:0296326/2006 y fuí autorizado por los Ing. Rolando Bustos, Ing. Hugo Collante, Agr. Norberto Fernández, Ing. Juan José Morelli  y Ing. Federico A. Ponce de León se me permitiera tomar vistas de las batimetrías de las áreas de vuelcos de dragados al Sur del Km 26 que habían sido sugeridas por la consultora HYTSA.

Por ello el día 22/6/16 volví a solicitar tomar vistas de las batimetrías de esas áreas para aprender algo de los frutos de las recomendaciones de HYTSA.

En estos 13 años me ha tocado en suerte mirar cientos de veces toda esta obra concebida con criterios mecánicos por la acreditada consultora Halcrow, que a pesar de su nombradía nunca consideró el nivel de fabulaciones que con sus modelaciones matemáticas infiriendo energías gravitacionales y flujos laminares hacían. Por ello el canal conforma un sarcófago con pretensiones hidráulicas, metido de prepo en una caja termodinámica con gradientes térmicos descalabradores de cualquier enlace termodinámico a su salida al estuario.

En Octubre del 2010 presento al Primer Congreso Internacional de Ingeniería celebrado en la Argentina dos trabajos sobre fenomenología termodinámica estuarial enfocando precisamente los soportes ecológicos de los enlaces de las salidas tributarias al estuario. Ver http://www.delriolujan.com.ar/convec2.html

Más de 1300 hipertextos y 30.000.000 millones de caracteres subidos a la web en estos precisos temas dan cuenta de mis observaciones. Por ello estimo que habiendo sido fiel a estas preocupaciones me cabe el deber de considerar lo que en términos de enlaces ecológicos entre ecosistemas hídricos en planicies extremas como las fundadas sobre el cratón del río de la Plata, no luce apropiado en este diseño de Halcrow, al que tras haber firmado el contrato hace 52 años nunca me he enterado de que hubieran hecho alguna autocrítica o siquiera una recomendación ouna prospectiva de los límites ecológicos que le caben a esta obranza con compromisos múltiples a los que no confiesan atención.

El listado de trabajos sobre estimación de la deriva, propagación de la onda de marea, circulación estacional y plumas de los tributarios principales, circulación forzada por el viento, emisarios de efluentes al estuario (CSJ 791/2018) y análisis de la dispersión, características hidrodinámicas y transporte de sedimentos, evaluación del impacto hidráulico de algunas variantes de relleno costero, determinación de cómo llegan y cómo se distribuyen las concentraciones de sedimentos en suspensión en la zona del Frente del Delta del río Paraná y todo tipo de ajustes de calibración a los modelos empleados, permitirían suponer a un recién llegado, que después de 52 años tienen muy claro los problemas que la SSPVNyMMN tiene entre ojos.

Sin embargo, a éste que viene siguiendo sus pasos le resulta criminal la multiplicación de yerros que han sumado en desequilibrios de las dinámicas en este frente estuarial con las decisiones que asumió, otras que incumplió, otras que ignoró y otras que abandonó esta SSPVNyMMN

 

X . De las remediaciones

Por ello, asumiendo este rol de querellante, mi primera observación tiene que ver con aquella que la consultora holandesa hiciera -y por ello fuera descalificada-, referida al arranque del canal en el arroyo Las Víboras, municipio de Tigre.

Como todos los argumentos que expondré tienen que ver con termodinámica de sistemas naturales abiertos y enlazados y no es capricho cognitivo que escape a preciso marco legal, tal lo señalado para la voz “ecosistema” en el glosario de la ley prov. 11723, está claro que inferir flujos laminares en estuarios y cursos de agua con pendientes menores a 0,01 m/Km es dislate, que no obstante los 385 años que llevan festejando la fisíca matemática de Newton, no se sostiene si no es con la sagrada protección del colectivo catecuménico.

No existen tales flujos, así como -por fuera de eventos máximos-. no existen energías gravitacionales que remplacen los aprecios que caben a las energías convectivas y a los delicados gradientes térmicosque determinan sus advecciones.

Hacer traducción de un sistema termodinámico como meramente hidrodinámico es lo conceptualizado por Halcrow, modelizando en sus laboratorios en Inglaterra un modelo de aceleración de flujos que resolviera cómo enfrentar la precipitación sedimentaria que ellos estimaban venía generada por las energías mareales en primer término. Otros factores eran las crecientes, las bajantes, los vientos y las olas. Para llevar control de estas variables establecerían 12 boyas de registros de datos a lo largo del canal.

Previamente habían realizado in situ estudios con trazadores radioactivospara conocer algo de los comportamientos sedimentarios en un estuario caracterizado por sus bajas profundidades, por sus anchos, por su enorme boca, por el sinfin de energías que cargan sus activos fondos y sus aguas. 

Así por caso, en la zona A los trazadores daban cuenta después de los 11 primeros días, de los demoledores efectos de la deriva litoral que nunca fue mentada, ni entonces, ni en los 53 años que siguieron a estos estudios.

La zona B, ya liberada del área de influencia de la deriva litoral, muestra la misma tendencia a escapar hacia el SO que hoy exhiben los flujos de ese sector.

El estudio en la zona C no permitió imaginar el desarrollo sedimentario que sufriría esa región; en todos los casos, provocado o estimulado inconcientemente por intervenciones de todo tipo de actores durante más de dos siglos.

Podrían hoy intentar repetir estos mismos estudios con las técnicas más sofisticadas, pero nunca acertarían a explicar estos procesos. Sólo dan cuenta de ellos. La principal energía sigue ausente en sus conocimientos. El sol no figura entre los presupuestos de sus laboratorios. Ni la menor idea de su trascendencia

En ninguna etapa de los estudios sobre dinámica de flujos con distintos caudales del Paraná y del Uruguay, se hizo la más mínima mención a temperaturas, ni a flujos convectivos. Hay una simple mención a "flujos turbulentos" que no aportó precisión alguna sobre estas cuestiones.

Todo este trabajo, incluído el de los trazadores radioactivos, corresponde al medioevo de una ciencia que nunca logró escapar a sus esquemas mecánicos.

Sin embargo, no tengo la menor duda de la honestidad de estos esfuerzos. porque tuve la suerte y el privilegio de conocer al Ing Jorge Simonelli a cargo de la relación del MOSP con Halcrow.

El resultado de esas modelizaciones físicas fue una especie de ventury que priorizaba y aceleraba la salida de las aguas del Paraná de las Palmas por esta nueva que se trazaría sobre el arroyo Las Víboras, sin consideración alguna a la disociación térmica brutal que encontraría a la salida, cada vez más pronunciada a medida que profundizan la sangría.

Disociación que cada vez que había una bajante pronunciada les llegó a significar perder la tarea de 30 días en un solo día.

Un canal marginado con escolleras de piedras, de aprox. 7 km con 250 m de ancho en su entrada y poco más de 500 a su salida, es la más infeliz propuesta para fundar una caja adiabática natural y abierta, que a las profundidades que hoy persiguen alcance los servicios ecológicos de sostén del delicado gradiente térmico que no interrumpa la advección, impida precipitación y esté abierto por su perfil transversal de costa blanda y borde labil, a transferir las energías convectivas que nunca le habrán de faltar, si lo que se pretende es que el sistema fluya con una normalidad que nunca jamás conoció y hoy se muestra colapsada en términos de sedimentación.

La marejada que se forma a la salida no es indicador de que ha entrado en régimen turbulento (así llaman los mecanicistas a los flujos convectivos), sino que ha entrado en caos que no merece esa nombradía. Caos, que si antes de entrar al sector del arroyo Las Víboras descubría aprecios a flujos menos revoltosos, al salir y enfrentar el estuario y su gradiente térmico inverso, ya deja ver que algo torpe se les ha pasado por altoy no les han alcanzado 50 años para advertirlo.

Si ya esos 7 Kms del Ar. Las víboras conformaban el espanto para cualquier sistema convectivo que fuera introducido de prepo en ese sarcófago inventado por Halcrow, cavar el fondo para llevarlo a las profundidades hoy solicitadas sin estimar qué perfiles transversales habilitarían alguna ayuda para calentar las aguas del fondo de ese sarcófago, es seguir petrificados en las crudas simplicidades del ojo mecánico.

Los sistemas convectivos tienen unas cuantas virtudes. Una de ellas es guardar en los fondos la memoria de sus tránsitos.

Si uno ve cómo transita el agua en la superficie del corredor de los Pozos del Barca Grande se maravilla de imaginar que ese espejo pulido al diamante vaya sostenido de la rueda de la bicicleta convectiva, que marchando con apoyo en el fondo -pues allí tiene el calor resguardado para rebotar y alimentar el ciclo convectivo-, nos hace por un momento creer que todavía existieran los flujos laminares.

Allí tienen un ejemplo de cómo tratar de imitar a Madre Natura para que esas profundizaciones reciban la energía del sol. La principal energía que se manifiesta en un estuario es solar. De aquí su nombre. La voz “estuario” apunta a lo que se quema, a lo que se calienta, a lo que se prende fuego. Así lo señala la raíz indoeuropea: *aidh, quemar. Voces emparentadas a "estuario": estiaje: caudal mínimo de un río, estero o laguna; estuante: encendido, excesivamente caliente. De aquí también: estío y estero.

El Paraná de las Palmas tiene límites ecológicos que ya es hora reconozcan estos dragados. Las grotescas afrentas a sus déficits son visibles por la cantidad de dragas que han llegado a operar en estas obranzas, que amén de los desastres ya generados, están forzando adicional e inútilmente esos límites.

Frente a esos límites tienen al menos dos alternativas para considerar. La primera de ellas es la de suavizar el perfil transversal del lado donde vuelcan los refulados y hacer aflorar de una vez por todas esas áreas hoy ligeramente sumergidas, de manera que ellas comiencen a actuar como verdaderas baterías convectivas y acerquen ese calor que hoy está ausente en ese fondo y por ello todo el transporte sedimentario y todo el sistema convectivo les vomitan sus crisis permanentes en el mismo canal que se afanan en dragar.

Una vez que esas áreas nuevas afloren tendrán que considerar la otra alternativa; que a su vez ésta tiene dos caras: una muy apetecible para ver de duplicar las vías sin necesidad de resolver los problemas que hoy exhibe el canal Martín García para entrar al Guazú. Esta vía consiste en abrir la traza de los Pozos del Barca Grande que muere en el Banco de las Palmas y de la Playa Honda y ponerlo en paralelo del otro lado de las áreas de refulados emergidas.

Esta intención no solo busca crear una nueva vía de salida para la hidrovía que evite los cruces, sino que atiende el mayor problema que nadie quiere ver y es el motivo de esta denuncia en el fuero penal.

Esas cegueras responden a los criterios mecánicos con que han entendido durante siglos a la deriva litoral.Ver http://www.derivalitoral.com.arTan ciegos, que ni por asomo han intuído que estas guardan hipersincronicidad mareal y solo buscan marchar en función de ese gradiente de ligera menor temperatura.

Por ello vuelvo a repetir: tan importante reabrir a ruta de salida del Barca Grande por el banco de las Palmas, como sanear los empalmes de salida de las dos bocas originales del Paraná de las Palmas y de la obstruída del Miní con la traza de los Pozos del Barca Grande buscando disminuir hasta lograr eliminar la deriva litoral que durante siglos en ese frente deltario nunca se manifestó tan descalabradora de tantos ecosistemas fluviales ligados.

Para ello es necesario, reitero, recuperar la salud de salida de esos grandes tributarios hoy adormecidos reponiendo sus empalmes con el corredor de los Pozos del Barca Grande y continuar su traza más allá del banco de las Palmas y de la Playa Honda, acompañando a la nueva área peninsular emergida.

Esta remediación significará, amén de duplicar las sendas de la Hidrovía, poner un freno a la deriva litoral que de lo contrario arrancará con más fuerza de las nuevas áreas emergidas. Esta remediación contempla esta medida reparadora, funcional a la hidrovía y preventiva de la adicional actividad de la deriva litoral.

El día que empiecen a despertar a estas cuestiones descubrirán en adición, qué valiosos aportes caben imaginar de esas áreas peninsulares emergidas, que no estimo sea éste el momento oportuno para comentar; pero de hecho, la disposición del PISA MR de refular 4.300.000 de m3 diarios de efluentes por emisarios a ambos lados del canal de acceso reclaman consideración obligada de orientar esos provechos para que no se transformen en el mayor crímen hidrológico de la historia argentina ya denunciado por causas D 179/2010, D 473/2012, CSJ 791/2018 y CAF 21455/2017.

 

Sigue en /incorte289.html