Hidrología en Suprema Corte . 67491 . 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . 8 . 9 . 10 . 11 . 12 . 13 . 14 . 15 . 16 . 17 . . 69518, 519, 520 . 18 . 19 . 20 . 21 . 22 . 23 . 24 . 25 . 26 . 27 . . 70751 . 28 . 29 . 30 . 31 . 32 . 33 . 34 . 35 . 36 . 37 . 38 . 39 . 40 . 41 . 42 . 43 . 44 . 45 . 46 . 47 . 48 . . 71368 . 50 . 51 . 52 . 53 . 54 . . 71413 . 55 . 56 . 57 . 58 . 59 60 . . 71445 . 55 . 56 . 57 . 58 . 59 . . 71516 . 60 . 61 . 62 . 63 . 64 . 65 . . 71520 . 66 . 67 . 68 . 69 . 70 . . 71521 . 71 . 72 . 73 . 74 . 75 . . 71542 . 76 . 77 . 78 . . 71614 . 79 . 80 . 81 . . 71615 . 82 . 83 . 84 . 85 . 86 . . 71616 . 87 . 88 . 89 . 90 . 91 . . 71617 . 92 . 93 . 94 . 95 . 96 . . 71618 . 97 . 98 . 99 . . 71619 . 100 . 101 . 102 . . 71413 . 103 . 104 . 105 . 106 . 107 . . 71743 . 108 . 109 . 110 . . 71808 . 111 . 112 . 113 . 114 . 115 . . 71848 . 116 . 117 . 118 . 119 . 120 . . 71857 . 121 . 122 . 123 . 124 . 125 . . 71908 . 126 . 127 . 128 . 129 . 130 . 131 . . 71951 . 132 . 133 . 134 . 135 . . 71936 . 136 . 137 . 138 . 139 . 140 . . 72048 . 141 . 142 . 143 . 144 . 145 . . 72049 . 146 . 147 . 148 . 149 . 150 . . 72089 . 151 . 152 . 153 . 154 . 155 . 156 . . 72404 . 157 . 158 . 159 . 160 . . 72405 . 161 . 162 . 163 . 164 . . 72406 . 165 . 166 . 167 . 168 . 169 . . 72512 . 170 . 171 . 172 . 173 . 174 . 175 . 176 . 177 . 178 . 179 . 180 . 181 . 182 . 183 . 184 . 185 . . 72592 . 186 . 187 . 188 . 189 . 190 . . 72832 . 191 . 192 . 193 . 194 . 195 . . 72994 . 196 . 197 . 198 . 199 . 200 . . 73038 . 201 . 202 . 203 . 204 . 205 . . 73114 . 206 . 207 . 208 . 209 . 210 . . 73147 . 211. 212 . 213 . 214 . 215 . . 73406 . 216 . 217 . 218 . 219 , 220 . 45090 CABA . 221 . 222 . 223. 224 . 225 . 226 . 227 . 228. 229 . 230 . . 45232 CABA . 231 . 232 . 233 . 234 . 235 . 236 . 237 . 238 . 239 . 240 . 16191 CABA . 241 . 242 . 243 . 244 .245 . . CCF4817 . 246 . 247 . 248 . 249 . 250 . . CSJN . 251 . 252 . 253 . 254 . 255 . 256 . 257 . 258 . 259 . 260 . 261 . 262 . 262 . 264 . 265 . . 35889 patrimonios rurales 266 . 267 . 268 . 269 . 270 . 271 . 272 . 273 . 274 . 275 . 276 . 277 . 278 . 279 . 280 . . hidrolinea . . código 1 . 2 . . cartadoc fiscalFed . . cartadoc JuzgFed . . Cartadoc Scioli . . Cartadoc Massa . . acceso al habitat . . nuevo paradigma 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . . esacasoelagua . . interlocucion 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . . . dragados . . tolosa 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . . Ley 25688 . 1 . 2 . . discurso . . Ley particular . . decreto1069 . . ocsa . . dominios públicos . 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . . index .

Voces altas en Altavoz , 25 de Octubre del 2012
Damos comienzo con este reportaje a una nueva ventana.

Elegimos el titulo de la obra de ANTONIO PORCHIA “VOCES” que servirá de faro para unos y otros.
Cada una de sus aforismos son luces en la oscuridad. Los he leído y releído desde los años de adolescencia. Entonces eran frases, símbolos que comenzaron a tener contenido con el curso de los años.
A las Voces  que como colofón de sus intervenciones elijan los invitados, ambientalistas decididos, en pensamiento y acto, se sumarán sus vivencias, sus logros y las frecuentes penurias en la lucha por el ambiente y la vida en general.
Un día ese conjunto de Voces se hará coro.

De las Voces dijo BORGES que no son un fin sino un comienzo. Hablan del singular misterio de cada instante.

Escuchemos otras Voces.
Hoy les presento a un ser humano por quien tengo el orgullo y privilegio de su amistad: Francisco Javier de AMORRORTU. Un hombre apasionado.

PANCHO:

La lucha por el cuidado y preservación del ambiente ¿como apareció en tu vida?

Empecé luchando con un vecino que había degradado su suelo con una cava extrayendo tosca, para luego disponerse a rellenarla con basura. Su denuncia por expediente municipal y provincial es de Agosto de 1990. Insistí 5 años hasta lograr su clausura. La segunda, que ya vino referida al agua y a la ocupación de paleocauces, es de Noviembre de 1996 y aún sigue viva en la causa B 67491 en SCJPBA.

Quedaron como testimonio, 23 tomos sobre esa defensa del doble valle de inundación Pinazo-Burgueño y el estudio hidrológico de ambas cuencas con alta resolución de modelación y soportes de testimonios vecinales para lograr ajustar y poner en caja sus variables,

Ver http://www.valledesantiago.com.ar  


Has trabajado incansablemente en defensa de la vida de los ríos muertos. ¿Cuál es tu teoría?

Mi teoría expresa que extrapolar energías gravitacionales para modelar escurrentías en planicies extremas, es una fantasía que sólo en la comodidad de no pensar y atarse a un catecismo encuentra explicación. Ver http://www.delriolujan.com.ar/convec2.html

Este es un tema que plantea un cambio paradigmático en ciencia, pues le apunto a la mecánica de fluidos no tener aptitudes para aportar utilidad donde las pendientes son nulas o escasas.

¿Y a cambio qué ofreces?

Valorar lo que siempre el hombre ha tenido: sus sentidos. Los fenómenos entran por los sentidos mucho antes de alcanzar formulaciones en leyes científicas. Simplemente mirando me fui abriendo a percepción de la acción del sol que alimentaba los procesos convectivos. He logrado observarlos en escalas naturales, tanto macro, como micro.
            
Quien es atrapado en su atención por un fenómeno y ara la tierra fértil de sus sentidos, aprecia trabajar para ver crecer el marco de una fenomenología. Etapas propias de la formación de conocimiento, que en este caso alcanza a señalar la importancia de los gradientes, materia ausente en la 2ª ley de la termodinámica.

Reflexiones en soledad, que tanto favorecen concentración, como encontrar esas herramientas y canales de información que cada día en algo nos dejan alelados. Pocos al parecer son los que aprecian la oportunidad de cultivar en soledad su propia mirada. No hablo de escuchar, sino de mirar. Mirada que normalmente nuestros sueños alertan, los deseos suscitan, los azares acompañan; todo el proceso eurístico que sigue a los fenómenos para que nuestra atención no los deje escapar.

Tras 10.000 horas de mirar hoy me encuentras soplando vientos en el Puerto de Palos.
Te acerco un ejemplo de avatares de esos tránsitos. Cuando comencé a mirar por el estuario advertí que en una delgada franja de aprox. 150 m de ancho, bien pegada a la ribera, las aguas marchaban en sentido contrario a los estimados flujos en descenso.

Esa sorpresa inicial me llevó a conformar un importante banco de imágenes y con ellas fui a visitar a un par de físicos en dinámica costera. Pero tal fue la cerrazón de sus espíritus cuando comenzaron a enfrentarse a esas imágenes, que se pusieron furiosos; sacaron el CD de la compactera y al tiempo de arrojarlo sobre la mesa, me espetaron: “Ud es un soberbio”.

Esa respuesta me dio la pauta que la detención de la mirada es un regalo de espíritu y no precisamente, de nuestra propiedad. Sacudir la mirada de otro a veces te lleva a recibir estas respuestas y también a considerar con qué piedad, paciencia y consideración tenemos que actuar. Hoy aprecio salir a pasear cubierto con la piel del burro del hortelano.

Sin tener resuelto cómo abordar con suficiente soporte de trabajo la comunicación académica, más vale seguir mirando y conceptualizando. Ya el espíritu se encargaría de regalarme la oportunidad de mostrar y dónde hacerlo con la mayor seriedad.

Las primeras oportunidades para cultivar esas expresiones con la mayor seriedad, se me regalaron en Abril del 2005 cuando fui invitado por los titulares de la Secretaría de Demandas Originarias  de la SCJPBA a presentar legitimación para participar como 3º en una litis que había sido detonada por una denuncia que este mismo hortelano había presentado al Ministro de Obras Públicas 10 años antes.

El detonante de esa invitación lo gatilló el propio Director Provincial de Hidráulica al enviar a esta Secretaría un simple folio manuscrito, el primero de los más de 500 que constaban. Y así, sin saber nada de derecho, empecé a cultivar con la pluma mi amistad con esta litis; a la que me adhirieron, oh sorpresa, a las 48 hs de mi presentación.
Obra de espíritu, porque no conozco burro, falso o verdadero, que en tan breve término haya recibido del acuerdo de ministros su valoración.

5 años habían pasado de esta experiencia y recibo del Colegio Argentino de Ingenieros invitación a presentar los abstracts de alguna tarea relacionada con mi especialidad -que por cierto gozaba tan sólo de incredulidad-, y sin embargo, el titular de la comisión evaluadora de inmediato los aprobó. Pasaron dos meses y llegó la hora de presentar los trabajos extendidos. De inmediato fueron aprobados, pero… solicitándome bajara los decibeles porque preveían escándalo. Intenté satisfacer esos deseos sin éxito. Mi Musa los subía. Y así fue que renuncié, no sin antes agradecer los aprecios.

Tras los 40 días de silencio que siguieron, recibo un mail que me solicitaba los presentara en la condición que fuera. Un día llegaron a mis manos dos diplomas del Primer Congreso Internacional de Ingeniería Argentina 2010 en reconocimiento a esa tarea de años, mirando por aguas y conceptualizaciones que asistían Fenomenologías termodinámicas estuariales.

Ver http://www.alestuariodelplata.com.ar/convec2.html  

La pluma y la mirada devinieron compañeras sedientas, y a poco de instalarse en estos temas de interfaces de riberas y salidas tributarias, ya cultivaban niveles de sorpresa que al menos a mí, aún hoy me siguen cautivando.

Estas instalaciones y ánimos, te reitero Mario, son regalos de espíritu. Que si me detuviera a hablar de ellos este reportaje cambiaría su materia. Pero de hecho, nunca dejo en el olvido esta realidad que a todos nos cohabita, aunque pocos la adviertan con tanta claridad en la fuente de su identidad. ¿te acuerdas de aquella advertencia de Juan?: el viento sopla donde quiere; todos oyen su sonido, pero pocos reconocen de dónde viene y hacia dónde va.

En estos tránsitos mi Vida se llenó de reconocimientos; en especial, alrededor de las dinámicas horizontales de las aguas someras y  sangrías menores en planicies extremas; tantos, que no he parado de editar y subir 18 páginas a la web dando testimonio. Y por ello abrevio estos detalles que a muchos interesaría en este instante mirar, pero siento no es este reportaje el momento de entrar en ellos. Para mirar estos desarrollos invito a transitar por: http://www.alestuariodelplata.com.ar

Lo más personal va por: http://www.amoralhuerto.com.ar

Hablemos de ese amor al huerto. Te definís como hortelano, en recuerdo al significado de  tu apellido vasco.

–Pero también en homenaje a todos nuestros ancestros que labraron la tierra durante milenios, aunque hoy hayamos esas caricias de nuestros abuelos olvidado.

Pero todos te consideran un técnico, un ingeniero, un descubridor solitario, un tozudo litigante, un denunciante empecinado. ¿Es tan trascendente catalogar al ser humano para que sea escuchado y tal vez comprendido? 

No es trascendente en absoluto; por eso cuando aro me cubro con la piel del burro del hortelano.   Eso no ofende ni resta agradecimiento a mis Musas por el ingenio y eros que de ellas recibo para mis trabajos. No tengo compromisos académicos; pero sí espirituales. Espíritus que no tienen que ver con arquetipos colectivos o absolutos; sino con arquetipos personales; aquellos que vienen del Amor vincular. De aquí los regalos que a mi Vida trascienden. Frente a Ellas me reconozco como el burro del hortelano, que cuando ara siente las caricias en su lomo del aleteo de un picaflor.

Tal vez esos regalos vienen de una vida que no ha sido sencilla sino sujeta a vaivenes pendulares. ¿Que te mantiene tan entusiasta a pesar de las penurias que enmarcaron los años y por las que transitan los juicios que iniciaste?

No me parece que por haber sufrido haya tenido una Vida desafortunada. Reconozco haber vivido un sólo gran episodio que tras pasar por la locura cambió mi Vida. Agradezco hoy todo lo vivido, sin sentir otro péndulo que el del descanso, la vigilia del amanecer y el trabajo así animado e inspirado.

He vivido 33 años sólo guiado por los sueños; y en este contexto onírico, la isla de Naturaleza donde vivo ha sido clave y contención para la mayor sencillez; que me enseñó a vivir; a valorar belleza austera y a sentir su perpetua pulsión asistidora. A preparar en los inviernos de la Vida el florecer de la creación; que nunca en mí han dejado de pujar transformación.

En esos marcos de la transformación, que Voz de las VOCES de Porchia elegirías como trascendente y por qué

“Al llenar mi cáliz, se vació mi cáliz”. Es la que elijo en esta oportunidad, porque me recuerda ese momento crucial en que cambió mi Vida.

Mario, quiero agradecerte el camino encarado en este reportaje buscando de entrar en las heridas, reconociendo cómo el corazón humano en la tarea que amasamos se hace tan profundo como ellas cada día. Aprecio esta senda. Tu silencio me acompaña y vale tanto como invitación a continuar, como a concluir.

No querría terminar  -aunque ya debo-, sin antes preguntarte sobre la justicia ¿es un ideal irracional o una promesa cumplible?

Lo siento Mario como un territorio apropiado para pulir expresión, para mirar con la mayor atención, para crecer en consideración, para sembrar las semillas de conciencia de un hortelano que no sabe cómo más agradecer, sin pedir nada a cambio que no venga por mediación de un picaflor.

Fíjate cuánto he recibido de esa pequeña ave sin esperar nada a cambio: no soy abogado y ya he acercado 31 demandas de hidrología urbana sobre una misma área en especificidad locativa y traumática: 28 en SCJPBA, 1 en CSJN y 2 en JCA de la CABA.

Todas ellas visibles por http://www.hidroensc.com.ar

No alcanzaría un año en sumar todo lo que en estos años en Natura y de Ella aprendí; y en adición, cada trabajo me ha hecho sentir más libre, inspirado y animado. Antes de cada petitorio verás un agradecimiento a mis Musas. En la propia Corte me preguntaron quiénes eran esas Musas y la respuesta los dejó encantados. Supongo que esos aprecios conforman un buen marco de espíritu para comenzar a mirar esta cuestión de los flujos y el Amor.

Gracias PANCHO. Ya mantendremos otras entrevistas.
Gracias a Ti Mario

Mario Augusto Capparelli capparelli.mario@gmail.com

 

Antes de rescatar este pasado reportaje había redactado este otro introito, que por responder a soledad conduce a otras densidades fenomenales sensibles a la piel y a la mirada.

La vida apareció hace millones de años, ahí ha estado y la hemos ido descubriendo y adueñándonos poco a poco según se van desarrollando nuevas tecnologías. Los organismos vivos siguen evolucionando, la ciencia sigue descubriendo mecanismos e interrelaciones nuevas, pero no se atreve a revisar sus dogmas y definiciones.

La mayoría de los científicos insisten en mantenerse firmes en el paradigma de la naturaleza determinista, lineal y cuantitativa y se resisten a explorar el paradigma de la complejidad, al que basta una mirada para caer en perplejidad.

A qué hablar de la ciencia jurídica que carga con heredades legisladas llenas de buenas intenciones, no siempre apropiadas para corregir como proponen; y así con abstracciones y rituales conforma circuitos de particiones cerradas, negándose a reconocer el camino que va de lo particular a lo general en materia ecosistémica y ambiental.

El recorte de crédito que cargan los cartesianismos en rituales y viejas etiquetas como objetividad, subjetividad, se prolonga hoy en renovados antropocentrismos con etiquetas “autopoiéticas” para intentar calificar en horizontes epigenéticos a un self, al cual dicen no hacer mella bifurcaciones en sus bordados.

La biología, a pesar de ser la primera que advierte abiertos los viejos universos cognitivos cerrados, ella misma carga su lastre antropocéntrico ciego a las fuentes engendradoras que se regalan a partir del Bi-os; de 2 seres.

Las trascendencias que advertimos en estos albores epigeneticos todavía no reconocen el roll de las inmanencias guardadas en los abismos del Bi-os: de dos células, de dos moléculas; de dos seres unidos; con self incluídos.

Todavía no reconocen el valor del silencio de estas inmanencias para atraer y fundar en Amores, al vínculo que obrará las trascendencias en ambas heredades.

Estas formas del obrar del espiritu, tanto en la materia como en la energía, están implícitas en todas las formas de la Vida. El espíritu hace cáliz en cualquier cosa y en cualquier energía para transformar y fundar enlaces de utilidad a nuestras Vidas.

Esta vez, en aguas que brotaron un día del monte congeladas llamadas a descender y ya en planicies abrazar la cálida invitación solar y el vaivén lunar que les esperaba en las márgenes del mar.

En aguas someras hicieron reunión, transitaron plataformas y un día fueron atraídas a profundidades oceánicas. De sus viajes sedimentarios apenas tenemos noticias.

Estos renovados abismos de la fecundidad del bi-os son a descubrir, reitero, en células, moléculas, criaturas inteligentes y otras no tan visiblemente inteligentes a nuestra miope intelección, sorprendiendo en las llamadas disipaciones y bifurcaciones, cuya visible funcionalidad es a descubrir -no en menciones a olarquías y epigenetismos-, sino a partir de la concreta observación de cada enlace.

Enlaces que trascienden en identidades enriquecidas; de aquello que la voz bifurcación dejaba abierto a la espera de advertir la presencia de un atractor.

Es en cada enlace donde se instala la creatividad de la vida y cabrá a terceros un día advertir su intencionalidad. A ese enlace cabe la voz “integridad”. Voz que refiere de la aptitud para acoplarse a la fecundidad del Bi-os.

Hablar de la integridad del “uno” no fecunda mayor trascendencia a los ceros que estuvieran a su lado. La del self a solas, ya quedó atrás. Hablar de la pobreza de los ceros no descubre la inefabilidad de sus riquezas … a menos que advirtamos un inesperado día, en juntura o en entrañable cercanía, el valor de un cero y un uno en sus diferencias por el Amor unidos.

Esto no lo explica la física cuántica, pero lo advirtió la Füsis homérica; que también de ello dejó Heráclito noticias en su , que traducida como la Naturaleza ama el ocultarse, aprecio traducir como las fuentes de la Vida aman encriptarse.

Resumiendo: Procesos epigenéticos se descubren en cada enlace. Sin enlaces no valen epistemologías. Sus bifurcaciones enriquecen la complejidad; allí donde el espíritu borda intenciones e integridades.

Obra de espíritu, que Plotino en sus últimas palabras a Eustaquio así nos alcanzara: “Esfuérzate por elevar lo que de divino hay en nosotros a lo que de divino hay en el Universo”.

Entre las bifurcaciones que alcanzan al Bi-os -que algunos aprecian llamar disipaciones-, caben mencionar: las muertes en Vida y las partidas de esta Vida. Cada una de ellas reconoce extraordinarias trascendencias.

La esquizofrenia y la muerte son las que más luz echan sobre estas preocupaciones cognitivas, luciendo siempre en soma*, en carne viva.

Cabe a aquellos que reconozcan esas caricias, recalar semas de esta voz soma* en fuentes sánscritas más antiguas que las huellas homéricas que han llegado hasta Nos, refiriéndolas a carnes hinchadas y muertas.

Pequeña confusión que habla de difuntos, vivos, sensibles en Nos, como empeiría intrafísica. Y no precisamente en el cerebro, sino en todo el cuerpo; en especial el aéreo, donde ventila animus e inspiración, el espíritu del vínculo.

Sea esta breve introducción al video de la audiencia celebrada el día 27/6/2014, estímulo para comprender las dificultades que cargan los que preguntan por fenómenos que nunca vieron, ni escucharon hablar de ellos, sino por un escrito que solicita se reponga la curva de un cordón litoral de salida tributaria roto hace 228 años en una cuenca donde padecen 5 millones de personas y llevan gastados en 5 años más de $20.000.000.000, al ritmo actual de $1 millón por hora.

El balance paradojal de lo que llaman “histórico fallo”, merece un lugar en el santoral. Esa inversión que merecería responder a un gran descubrimiento epigenético, se advirtió contrastada en Febrero del 2012 en la confesión de no reconocer la identidad del pasivo del Plan Integral (PISA MR). Habían pasado 228 años y aún no habían reconocido al Muerto.

Al menos la voz “integral” suscitó el valor incalculable de esta confesión; muy superior al calculable que ya luce intolerable al Cuerpo Colegiado.

Ayude el video de esta audiencia a valorar la Providencia de dos cámaras puestas a grabar lo que nunca escucharon de un Muerto de 228 años, gracias al Capital de Gracias de quien hoy tendría 58 años: Alflora Montiel Vivero.

Referencias adicionales ver por http://www.amoralhuerto.com.ar

Francisco Javier de Amorrortu, 10 de Julio del 2014

Aguarde unos instantes el avance automático del streaming.

 

Si por algún motivo imprevisto el streaming no funcionara, cabe bajar el archivo haciendo click en este vínculo. audiencia1k.mov . Son 30 minutos que insumieron 240 MB; lo que permite imaginar una descarga cercana a 10 minutos; que luego quedará guardada en el sitio de "Descargas" de Internet para verla en cualquier otro momento.

 

Sentencia notificada el 14/7/14

Interpone recurso de apelación

Sr Juez

Francisco Javier de AMORRORTU, por mi propio derecho y mis propias obligaciones, constituyendo domicilio legal en la Avd. Roque Saenz Peña 974, 7º piso “A”, C.A.B.A., conjuntamente con mi letrado patrocinante Ignacio Sancho ARABEHETY, LE 17490702 CPACF T 40 F 47, IVA Responsable Inscripto, en la causa Nº: EXP 45090 / 0 CARATULADA: “DE AMORRORTU FRANCISCO JAVIER CONTRA GCBA SOBRE OTRAS DEMANDAS CONTRA LA AUT. ADMINISTRATIVA”, que tramita por ante el Juzgado de primera instancia en lo Contencioso Administrativo Nº 15, Sec 30 de esta Ciudad Autónoma de Buenos AIRES, a V.S respetuosamente digo:

 

I . Objeto

Interponer en tiempo y forma, este recurso de apelación a la sentencia del día 10 de Julio que nos fuera notificada el 14/7/14 por la cual VS se declara incompetente, decisión que me causa gravamen irreparable.

Pido se conceda el recurso y se eleven las actuaciones a la EXCMA CAMARA en la forma de estilo.

Sera justicia

 

EXCMA CAMARA:

Vengo en tiempo y forma a fundar el recurso de apelación oportunamente interpuesto.

 

II . Fundo Recurso

El decisorio por el cual el Sr Juez se declara incompetente para entender en el presente, se sustenta en:

1.- que el origen de las causas que dan nacimiento al problema son de indole complejas.

2.- que el problema no solamente se originó en la rotura de la curva del cordón litoral.

3. que el recurso el objeto de esta causa se refiere a un recurso natural interjurisdiccional.

Ello no es así. Los datos fácticos que sustentan estas afirmaciones no resultan ciertos. Se ha tergiversado o tomado fuera de contexto lo interpretado erróneamente cuanto se ha afirmado en la audiencia todo cuanto paso a exponer

 

Dice el Juez:

“Asimismo, en la Audiencia, el actor adujo que el problema se originó en causas complejas y no sólo en la rotura de la curva del cordón litoral de salida de la Cuenca Matanzas-Riachuelo” (toma en consideración lo ocurrido en el minuto 20).

Para ser preciso, en el 19:53, este actor señala que la rotura se produjo hace 227 años. Luego el Sr Juez en el 20:37 pregunta si la causa del problema que afecta la zona de 80 Km2 es exclusivamente esta zona o es más complejo . Mi respuesta inmediata a 20:44 fue: muchísimo más complejo. A los 20:50 señalando en el mapa expreso: el problema empieza acá e indico el área de la cuenca MR. Pero en ningún caso señalo en este minuto 20 que el problema se originó en causas complejas y no sólo en la rotura de la curva del cordón. Esto es un hecho puntual

En principio, es obvio que las visiones holísticas de este actor son mucho más complejas que las deterministas, lineales y cuantitativas de la mecánica de fluidos; pero no cabe extrapolar de aquí, que este actor hubiera dicho que la causa de la rotura de la curva del cordón fuera a mezclarse con complejidades que comenzaron a manifestarse 150 años más tarde.

Insisto: El problema se originó -reconoce su causa-, en Abril de 1778 cuando los territorios de la ciudad de Buenos Aires se extendían desde la Ensenada de Barragán hasta el río Las Conchas (hoy Reconquista) y hasta la isla Martín García.

Al día de hoy, la fenomenología de estos sistemas de salidas tributarias estuariales permite advertir que el problema de los compromisos que carga esa área de 80 Km2 es mucho más complejo que el que demanda atender esta causa 45090/12. La causa originaria es una sola, luego se difumina, se expande creando la complejidad actual

Pero no sean estas trascendencias óbice para sacarse una responsabilidad originaria exclusiva de la ciudad de Buenos Aires de encima; ni para inferir que la solución de su remediación pasa por otros territorios que no sean los de ella; ni para eludir que todo el peso de la propia causa Matanzas Riachuelo en lo que hace a la dinámica del ecosistema de salida tributaria estuarial (que nunca fue tratado en el PISA MR, ni en la ley 26168), fuera responsabilidad de otro que la ciudad de Buenos Aires.

Pasado y presente de este daño y la totalidad de esta remediación pasa por suelos de la ciudad de Buenos Aires. Las aguas del Riachuelo tienen que salir por los suelos de laCABA o seguirán sin salir a ningún lado si dejan la boca falsa abierta como lo está desde Abril de 1786.

Es probable que en la traza de la nueva salida propuesta haya pequeñas áreas que correspondan a la Nación. Pero la médula del problema de la reparación de la dinámica de salida en la interfaz estuarial es de la ciudad de Buenos Aires, que es el único Estado que se encuentra en condiciones, por origen, territorio, herencia y dirección obligada de salida natural, de remediar este problema.

Sin esa reparación, todo lo que se quiera resolver en materia ambiental en la cuenca MR resulta tan insustentable en sus soportes ecosistémicos (arts 2º, inc e y 6º, ley 25675), como la realidad y confesiones extremas del ACUMAR expresan y los lamentos del Cuerpo colegiado convalidan.

A párrafo seguido a éste que acabo de analizar sigue en el fallo este otro:

“En tales condiciones, en tanto el objeto de esta causa se refiere a un recurso natural interjurisdiccional, que se encontraría afectado en un sector que extiende más allá del territorio de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, corresponde declarar la incompetencia de este tribunal para conocer en la causa”.

Respecto al recurso natural interjurisdiccional que señala el Juez: A 20:52 expreso que el problema originario es a localizar en un área muy pequeñita. A 25:46 el Dr Trionfetti señala que el cordón litoral de salida tiene dos orillas. A 20:52 respondo y expreso que la curva del cordón litoral de salida roto estaba sumergido y por tanto no cabe imaginar esa antigua responsabilidad con una relación dominial provincial, suponiendo que ignorásemos que los límites históricos de la ciudad (ver art 8º de la CCABA) se extendian entonces hasta la Ensenada de Barragán.

Si VS quisieran marchar a otras demandas y advertir el planteo de escala mayúscula que cabe prospectivar respecto de esas áreas de 80 Km2, sugiero ver el video adjunto Alflora SC 3 sobre Prospectivas del devenir mediterráneo de Buenos Aires. Es muy interesante observar como la palabra interjurisdiccional se presta para extrapolaciones cósmicas y así nadie asume su responsabilidad.

Allí se advertirá cuántos otros territorios tienen que hacer sus aportes para que todos los compromisos ecosistémicos que por allí padecen no concluyan en el velatorio de un lodazal nauseabundo durante no menos de 200 años enfrente mismo de la gran metrópoli. Este video resultará oportuno para tomar conciencia de estas complejidades y la participación que le cabe a cada estado en la recuperación de las dinámicas en ese sector de 80 Km2, que las desatenciones de las responsabilidades de la CABA apuntadas en esta demanda no hacen más que agravar.

Es hora que cada estado comience a asumir sus responsabilidades, en tanto esos daños pasaron en su casa y sus remediaciones pasen por su casa; la de cada uno.

Dice el Art 8º de la Constitución de la CABA: Los límites territoriales de la Ciudad de Buenos Aires son los que históricamente y por derecho le corresponden conforme a las leyes y decretos nacionales vigentes a la fecha. Se declara que la Ciudad de Buenos Aires es corribereña del Río de la Plata y del Riachuelo, los cuales constituyen en el área de su jurisdicción bienes de su dominio público. Tiene el derecho a la utilización equitativa y razonable de sus aguas y de los demás recursos naturales del río, su lecho y subsuelo, sujeto a la obligación de no causar perjuicio sensible a los demás corribereños. Sus derechos no pueden ser turbados por el uso que hagan otros corribereños de los ríos y sus recursos.

La Ciudad tiene el dominio inalienable e imprescriptible de sus recursos naturales...

En su carácter de corribereña del Río de la Plata y del Riachuelo, la Ciudad tiene plena jurisdicción sobre todas las formaciones insulares aledañas a sus costas.

El cordón litoral sobreviviente tras la rotura de la curva del cordón fue llamado isla De Marchi.

Las 40 demandas de hidrología urbana presentadas en SCJPBA en los últimos 9 años (+ de 12 millones de caracteres), dan testimonio de las interminables reiteraciones de estos problemas y sus propuestas de remediación.

Recuerdo una vez más la versión que el glosario que la ley prov 11723 nos acerca de la voz ecosistema como: Sistema relativamente estable en el tiempo y termodinámicamente abierto en cuanto a la entrada y salida de sustancias y energía. Este sistema tiene una entrada (energía solar, elementos minerales de las rocas, atmósfera y aguas subterráneas) y una salida de energía y sustancias biogénicas hacia la atmósfera (calor, oxígeno, ácido carbónico y otros gases), la litósfera (compuesta por humos, minerales, rocas sedimentarias) y la hidrósfera (sustancias disueltas en las aguas superficiales, ríos y otros cuerpos de aguas, costas blandas y bordes lábiles como bordes de transferencia y esteros y bañados aledaños como baterías convectivas).

Cuando la CABA a través de esta demanda y lo que sigue a ella, descubra su valor, sospecho será la primera en impulsarla. Una de las formas a través de las cuales el espíritu del Amor nos hace libres, es a través del conocimiento.

Que en este caso particular propone en el debate que sigue a la constitución de la evicción, sacar a la CABA de un –en términos políticos y no sólo geográfico-, inefable encierro.

Quedo a disposición para lo que dispongan de mi colaboración, considerando probable la perplejidad que enfrentarán V.S. tras advertir la orfandad incomparable de la CABA en estas materias.

En síntesis: las pilares sobre los que el Juzgador basa su decisión de declararse incompetente no son ciertos. Es por ello que solicito se revoque por la resolución materia de este recurso.

 

III . Planteo del caso federal

Para el hipotético caso de que V.S. no hiciera lugar a la acción que se interpone, hago saber que plantearé el caso federal de conformidad con lo establecido por los arts 41, CN y art 8º, 14º, 26 e incs 1º y 6º del art 27 de la CCABA.También por art 2º, inc e); art 6º, art 8º, inc 1º y art 12º de la ley 25675 y art 5º de la ley 25688, en un todo de conformidad con lo previsto por los Art. 14 y 15 de la Ley Nº 48.

Luego de la reforma, la Corte ha subrayado que “la cláusula incorporada por la reforma de 1994 en el art. 41 de la Constitución Nacional implica el reconocimiento de status constitucional del derecho al goce de un ambiente sano, así como que la expresa y típica previsión atinente a la obligación de recomponer el daño ambiental no configura una mera expresión de buenos y deseables propósitos para las generaciones del porvenir, supeditada en su eficacia a una potestad discrecional de los poderes públicos, federales o provinciales, sino la precisa y positiva decisión del constituyente reformador de enumerar y jerarquizar con rango supremo un derecho preexistente (Fallos: 329:2316, cons. 7º).” (Corte Suprema de Justicia de la Nación. Wernike, Adolfo Guillermo y otros c. Ministerio de Asuntos Agrarios y Producción de la Provincia de Buenos Aires. 14/10/2008)

Solicito por ello a V.S. un pronunciamiento expreso sobre la cuestión planteada.

 

IV . Planteo del caso ante la Comisión Interamericana

También formulo esta salvedad para el supuesto que no se declare la responsabilidad de la Ciudad de Buenos Aires en la rotura de la curva del cordón litoral de salida y en la responsabilidad de su remediación.

De no ser confirmados estos agravios al art 41 de la CN; a los presupuestos mínimos apuntados por los art 8º, 14º, 26, 27, incs 1º y 6º y 30º de la CCABA; art 2º, inc e; 6º, 8º, inc 1º y 12º de la ley 25675; y art 5º de la ley 25688, confirmarían la voluntad de continuar encubriendo las responsabilidades sobre los vicios que cargan los ecosistemas de salidas tributarias estuariales, violentando la cláusula de progresividad reconocida en el tratado descripto y la CN, en cuanto otorga a sus habitantes el derecho a gozar de un ambiente sano, y a preservarlo. Ese derecho, adquirido a uso, goce y disfrute de un bien reservado por la naturaleza y para la naturaleza, excede el marco de la esfera de voluntad de quienes legislan. La colisión jurídica de la privación de este derecho es patente, gravosa e ilegal y de ahí que la justicia internacional también esté involucrada.

Por ello, a toda desatención de estas responsabilidades, hago saber que plantearé el conflicto normativo a la COMISION INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS. (Ley 23054)

Al respecto hago saber que el Tribunal Interamericano ha establecido que “el control de convencionalidad que por la magistratura local debe ejercerse de oficio”. (Caso Trabajadores Cesados del Congreso vs. Perú- Sentencia sobre Excepciones Preliminares, Fondo, Reparaciones y Costas, 24 de noviembre de 2006 Serie C Nº 158 párrafo 128) dijo: “Los órganos del Poder Judicial deben ejercer no sólo un control de constitucionalidad sino también de convencionalidad ex officio entre las normas internas y la Convención Americana, evidentemente en el marco de sus respectivas competencias y de las regulaciones procesales correspondientes”.

Solicito a V.E. una expresa decisión sobre el control de convencionalidad.

 

V . Adjunto DVD con video que refiere del devenir mediterráneo de Bs As y hoja impresa con la traza que devuelva el sistema de salida tributaria del Riachuelo hacia el NO, como corresponde al sistema natural para su acople a la deriva litoral

 

VI . Agradecimientos

A V.S. por sumar atención a estos bienes difusos y a estos olvidos de mirar por la interfaz “deriva litoral” y a sus consecuencias.

A mis Queridas Musas Alflora y Estela que por 29 años asisten mis ánimos.

 

VII . Petitorio

Solicito de V.S. que trasverificar en el acta audiovisual estas respuestas -que ya estaban implícitas y explícitas en el texto de la demanda original-, consideren los fundamentos de esta apelación, disponiendo por sus defectos la nulidad de la sentencia, resolviendo también sobre el fondo del litigio y por tanto:

1 . confirmen nuestro derecho y nuestra obligación para la presentación de la declaración necesaria para el nacimiento de la responsabilidad; y para reconocer la imprescriptibilidad del reclamo por la mutación de la deriva litoral en deriva errante provocada por los distintos motivos desarrollados en la declaración;

2 . se afirme la constitución de la evicción que habilite transitar las fases del proceso que deberá analizar las remediaciones y la necesidad de prospectivar el devenir mediterráneo de la gran metrópoli; para así ayudar a fundar la gravedad de estas situaciones en sus compromisos interjurisdiccionales e históricos.

3 . Para que no queden a V.S. dudas, reitero en apuntar esta demanda a la primera y última titular de estos dominios: la ciudad de Buenos Aires que aún no conoce un ordenamiento ambiental de su territorio; en especial, el referido a las dinámicas que trascienden inmediatas a los primeros 200 m de sus márgenes húmedas y en donde se juega la eficiencia de salida de todos los sistemas tributarios urbanos MUERTOS.

Recordando que la jurisdiccionalidad en tiempos en que fueron destruídas todas las curvas de salidas de los cordones litorales de tributarios estuariales desde el río Las Conchas hasta el río Santiago en Ensenada, era sólo suya.

Esas responsabilidades que pesan en la dinámica de los sistemas ecológicos, manteniendo su capacidad de carga y, en general, asegurando la preservación ambiental y el desarrollo sustentable, (art.6º, ley 25675), no han prescripto.

Aprecio recordar la conexidad con la causa 45232 que así fuera aceptada por el Dr Trionfetti. Y por ende, todos estos suelos que solicito sean aplicados a la remediación de la salida natural del Riachuelo hacia el N.O., queden afectados a estas causas y aguarden a sus definiciones. Ver esas reservas para remediación en la imagen impresa adjunta a esta presentación.

Jamás me habría interesado en temas de tanta complejidad, si no exhibieran suficiente claridad y no afectas en bienes difusos vinculados desde lo más colectivo, común, sensible y natural, a la respuesta servicial que da sentido a toda Vida, auxiliada por Musa hospedando nuestra esfera personal.

 

Francisco Javier de Amorrortu

 

Ignacio Sancho Arabehety

CPACF T 40 F 47

 

 

De un amigo de Platero

Querido Burro: Acabo de apreciar un pequeño paso para la humanidad, pero un gran paso para un menudo hombre menudo, de un alma no más gruesa que una aguja, pero por cuyo “ojo” pasaría no solo un camello sino el arca de Noé toda. 

Los pasos de la humanidad parecen siempre grandes en el relato histórico, pero fenomenológicamente son millones de pequeños pasos de hombres y hombres y hombres.

Grano a grano se elevan los médanos. Admiro tu paciencia a la Justica (muchas veces mismísima morgue de leyes y delitos), que a mí sólo enerva y rebela. Pero la entiendo y comparto (por más que no la haga mía en mis formas) a partir de tu respuesta en la entrevista de Capparelli: “Veo a la Justicia como un territorio apropiado para pulir expresión, para mirar con la mayor atención, para crecer en consideración, para sembrar semillas de conciencia…”. 

La paradojal inversión, que apenas llegás a explicitar en el video en vísperas a su abrupto fin, devela la contradicción, cuasi permanente, del sentido común: se desconoce la identidad del muerto y las causas del deceso, pero burocráticamente se solicita la identidad del vivo y las causas de su vivir (constantemente nos piden “el cartoncito”, como decís con una sonrisa inconfundible en el último fotograma).

Atendamos igualmente el lapsus de no llevar el DNI formalmente identitorio.  Es precisa tu verborragia, su sentido, pero no ha a los tiempos de una audiencia (fuera ésta judicial o televisiva). Hilvanar y reflexionar lleva tiempo. Tiempo que sólo se toma el que quiere ver, oír y apreciar saberes propios y ajenos.

La escasez se explicita en los “vamos al punto” y, como deseo de árboles podados brutalmente, en un “no nos ramifiquemos”. Esa arrolladora discursividad escuchada sin ojos, hasta puede parecer soberbia. Pero peca de soberbia el pecador, no el apasionado. En el apasionado la aparente soberbia es necesidad, hambre de expresión.

Recurro a la transcripción textual de un breve diálogo: 

Juez: …esto va a requerir cuestiones técnicas…¿No?... la complejidad del problema…

Burro: (señalándose con ambos índices ambos párpados inferiores) ¡Vamos a necesitar ojos! No es científico el problema. El problema es a nivel fenomenal. 

¿Qué logrará el Juez Trionfetti (esperemos que su apellido sea un indicio del resultado) entendiendo a medias, o a cuartos u a octavos, en 30 minutos, lo que requiere tiempo y ojos entender?.

Parece amable, inteligente, bien intencionado y voluntarioso, propenso al entendimiento dentro de los escuetos márgenes horarios del “vamos al punto”. Y es que el punto no es un punto, sino un millón de luces estelares.

Se trata, Francisco, de algo más complicado aún que el cambio de un paradigma mecanicista. Se trata de un cambio epistémico de almas que habitan mentes. De una radical rebelión hacia otro algo. Pero esperemos un algo, al menos, de la buena voluntad del Juez.

 Como volverás a ver en esta epi-stola, a más de apreciar “tu trabajo incansable en defensa de la vida de los ríos muertos”, al decir de Capparelli, es mi mirar humano a tu “mirarte humano” el que me atrae con el magnetismo de la empatía. Y, para quien lo aprecia, se trasluce en el escenario que sea. 

Gracias por acercarme el video, lo he disfrutado. Y por refrescarme tu imagen. Reconocería tu voz, sus inflexiones y tus gestos entre un millón de personas.------

Respecto a la entrevista(* ver comentario “a pie de página”) de Mario Capparelli, casi no tiene desperdicio. Parece conocerte bastante bien, tanto como para hacer conocer a los lectores los principales “tributarios” de un Francisco estuarial. Pero entrar en detalles sobre la misma sería zarpar de otro “Puerto de Palos” a océanos que exceden el continente del video concerniente. 

Mis respetos, Francisco, a los pimpollos de tu diario aflorar, y a sus murmullos de Alflora. Y mis cariños de siempre,                                               Miguel Nisnovich, sociólogo